eldiario.es

Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

Cómo preparar las plantas de casa cuando nos vamos las vacaciones

Una ausencia de varias semanas o un mes puede condenar a las plantas de nuestro hogar a una muerte casi segura si no tomamos medidas cautelares para su pervivencia. 

- PUBLICIDAD -
Imagen: Merec0

Imagen: Merec0

Se acerca el puente de la Virgen de Agosto y solo pensamos en una cosa: largarnos de casa a desconectar, ya sea al pueblo, a la playa o al extranjero. El caso es que ansiamos las vacaciones lejos de casa. Pero este hecho implica tomar una serie de precauciones, y entre ellas está dejar a nuestras plantas en disposición de sobrevivir.

De lo contrario a nuestro regreso, se nos puede poner cara de besugos cuando veamos que toda nuestra colección de plantas de interior se han ido al garete y ahora se arrastran por los bajos del tiesto. Y es que si nos las dejamos en condiciones adecuadas es muy difícil que resistan dos semanas a oscuras y sin agua. En cambio, siguiendo los consejos que te relatamos a continuación, es muy posible que a tu regreso te reciban tersas, brillantes y con las hojas abiertas. Así que toma nota.

1. Agrúpalas junto a una ventana

Tiene que ser una ventana cuya persiana dejes entreabierta, de modo que entre un mínimo de luz. A poder ser, que no sea una de las que están más expuestas a la incidencia del sol, ya que el propio calor de este aumentará la evaporación del agua y las puede hacer sufrir de estrés hídrico. Mejor si es una ventana por donde entra claridad, pero no rayos directos.

También es aconsejable dejarlas todas encima de una mesa, de modo que estén a la altura directa de la luz. Si es una ventana soleada, podemos compensar el excesivo calor que se generará poniéndolas en el suelo, de modo que los rayos no les den directamente, o un poco alejadas. Lo importante es que no queden totalmente a oscuras.

2. Sitúalas en un barreño de plástico

Existe la posibilidad de comprar hidrojardineras, que tienen, un falso fondo que se puede llenar de agua, de modo que va dispensando por capilaridad humedad al sustrato y mantienen las plantas en condiciones. Sin embargo, si no quieres gastar dinero ni complicarte la vida trasplantando en pleno verano, te recomendamos un método más pedestre pero fiable.

Basta con que compres uno o varios barreños de plástico en un bazar y los coloques debajo del tiesto. Después los llenas con agua como mínimo hasta la mitad y dejas la planta regada. Por un par de semanas no se pudrirán las raíces, sobre todo si la planta ya está desarrollada y conseguirás estiras su suministro de agua. Puedes cubrir la superficie del barreño con una bolsa de plástico para evitar evaporaciones. 

3. Usa conos de cerámica

Es otra solución es el uso de conos de cerámica que se clavan en la tierra de la maceta. Tienen 10 centímetros de profundidad y tres de diámetro, y están conectados por la parte superior a un depósito lleno de agua, que les va cediendo humedad para que la introduzcan en el sustrato. Normalmente podemos usar el depósito para cebar varios conos a la vez y así mantener húmedas varias plantas.

Imagen: verdecor

Imagen: verdecor

En teoría funcionan a demanda hídrica de la planta, pero si el depósito está demasiado lleno tiende a encharcar las plantas y si está demasiado bajo, a no dar apenas agua, así que hay que saber encontrarle el punto. Lo ideal es que la altura de agua del depósito sea la misma que la de las macetas e incluso unos centímetros más baja, ya que hay que contar la profundidad del cono.

4. Si tienes terraza, monta un riego por goteo

Si tienes una terraza con bastantes plantas que se exponen a diario al sol y al calor, vas listo como no tengas un vecino piadoso que entre a regarlas o le prestes tu casa a un amiga de otra ciudad a cambio de cuidar de ellas. No obstante, si no tienes ni vecinos ni amigos con ganas de visitar tu zona en verano, tendrás que pensar en un sistema de riego por goteo. 

Imagen: Verdecor

Imagen: Verdecor

Son mucho más sencillos y seguros de lo que crees, ya que no es necesario que des excesiva presión al grifo de riego; al contrario. Basta con que el sistema esté continuamente cebado, los tubos extendidos y los goteros colocados sobre las diferentes macetas. Funciona a demanda: a medida que la tierra se va secando, los tubos van dando humedad y mantienen tus plantas frescas. Eso sí, cuando te vayas maleta en mano, no se te ocurra cerrar la llave de paso.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos,  suscríbete a nuestros boletines

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha