eldiario.es

Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

Siete consejos para comprar con éxito un coche de segunda mano

Aunque los resultados suelen ser satisfactorios, no hay que dar nada por sentado cuando se trata de vehículos usados. 

- PUBLICIDAD -
Seat vende 246.500 coches hasta junio, su mejor resultado en 16 años

EFE

Según el Instituto de Estudios de la Automoción (IEA), la venta de coches usados aumentó un 17,3% en 2016 respecto a 2015, y en 2017 se espera que siga esta tendencia. Los motivos que se citan son varios, destacando las mejores condiciones de los vehículos de segunda mano actuales respecto a los de hace algunas décadas, la mayor accesibilidad de la oferta gracias a Internet o la expectativa de optar en el futuro a un coche eléctrico, por lo que no se desea hacer una gran inversión en un vehículo con motor de combustible. 

Sin embargo, la adquisición de un coche usado no está exenta de riesgos, especialmente en el caso de que el trato se haga entre particulares en una de las muchas páginas web dedicadas a la compra venta de este tipo de turismos. Si la adquisición se hace en un concesionario tenemos un mayor plazo de garantía -hasta un año-, pero entre particulares el periodo se acorta a seis meses. De todos modos, en el momento en que compramos el coche, asumimos su estado como punto de partida de su uso.

Debemos, por tanto, aceptar que dicho punto de partida nunca coincidirá con el estándar de un coche recién salido de fábrica y que el vehículo no vendrá avalado por el fabricante. No obstante, muchas personas compran coches de segunda mano con excelentes resultados, tanto para su bolsillo como para su experiencia con el utilitario.

Fernando Summers, director general de Rastreator.com, pone el foco en aspectos como el tipo de coche que se necesita para cada caso o los costes ocultos que puede tener a medio plazo elegir una opción u otra. Comparar entre distintos vendedores de coches es uno de los aspectos fundamentales a la hora de hacerse con un vehículo de segunda mano.

1. Piensa bien lo que necesitas

Un coche no es un capricho de usar y tirar; si lo adquieres pagarás una importante cantidad de dinero por él. La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam) calcula que el precio medio del vehículo usado en 2016 fue de 11.179 euros. Además, al venderlo de nuevo, el coche se devaluaría inmediatamente, por lo que te conviene no equivocarte con la marca, modelo o tecnología elegida y así poder disfrutarlo el máximo tiempo posible.

Debes tener en cuenta si lo vas a usar profesionalmente o solo para salidas de ocio los fines de semana; si vas a hacer largos desplazamientos o solamente lo usarás para ir a la segunda residencia; si te vas a meter por caminos rurales y de montaña o simplemente rodará por asfalto; si sois familia numerosa o una pareja joven, etc. Todos estos interrogantes pueden condicionar que el coche sea  diésel o gasolina -más o menos gasto, más o menos contaminación-, un todoterreno o una berlina, etc.

2. Estudia con calma la oferta existente

A no ser que tengas muy claro el vehículo que quieres, fruto de la preferencia por un modelo concreto o de una oportunidad que no puedes dejar escapar, antes de decidirte por un coche en concreto lo mejor es acudir a internet y estudiar la amplia oferta existente, por ejemplo en un comparador.

Si ya has pensado cuáles son tus necesidades, tal como te aconsejamos en el apartado anterior, y tienes una serie de marcas favoritas, te bastará con añadir tus preferencias en el comparador para ver la amplia oferta existente. Seguramente podrás definir varios candidatos y optar por el que tenga mejores condiciones de precio y estado del coche.

3. Ten en cuenta la edad del coche y los kilómetros recorridos

Valora no solo el buen estado del vehículo sino también sus años, ya que la normativa de emisiones contaminantes tiende a prohibir circular a los coches de mayor edad porque sus tecnologías no contaban con buenos filtros para emisiones. Cuanto más joven es un vehículo, menos emisiones tiene y, por tanto, más probable es que no se vea afectado por las prohibiciones de circulación de los diversos ayuntamientos de forma inmediata.

Por otro lado, el número de kilómetros recorridos, aunque el coche esté en excelentes condiciones e incluso tenga pocos años, también es un índice de desgaste. Si acumula cientos de miles de kilómetros en pocos años, aumenta la probabilidad que algunos elementos presenten fallos frecuentes.

4. Revisa personalmente los básicos del coche

Es fundamental encontrarte con el dueño del coche y poder acceder al vehículo para hacer una revisión de básicos del coche, esto es aquellas cosas que no tienen calado mecánico pero que usamos con frecuencia: que los elevalunas funcionen bien, que el equipo de sonido no esté estropeado, que los intermitentes se enciendan, al igual que las luces de freno y los faros, etc. No te olvides del limpiaparabrisas o el aire acondicionado. También deberás comprobar por ti mismo que el coche no tiene rasguños ni abolladuras.

5. Pide la opinión de un experto

A no ser que seas mecánico o un gran aficionado a los coches, lo más probable es que tengas muy pocos conocimientos para decidir si un coche está en buen estado o no a nivel mecánico. No te dejes llevar por las apariencias de la carrocería, porque si por dentro su estado no es óptimo, terminarás por llevarte un disgusto. Si quieres saber de verdad si el coche merece la pena pídele al dueño permiso para llevarlo a un taller de tu confianza donde los mecánicos sabrá qué mirar exactamente para decidir si merece la pena comprarlo.

6. Calcula los gastos que te va a generar

El precio del coche no es el único gasto que va a generar a medio plazo. Sin contar los previsibles como el combustible o los imprevistos como averías, hay algunos costes futuros que se pueden prever si se presta atención. Calcular lo que costará el seguro del coche, el precio de las ruedas, aceite u otros consumibles o conocer de antemano cuál es el precio de algunas piezas de recambio puede ayudarnos a hacernos una idea de cuánto dinero va a haber que invertir en mantener ese coche.

7. Revisa la documentación del vehículo

Debes exigir al vendedor, ya sea particular o empresa, toda la documentación referente al turismo. Él deberá aportar la Ficha Técnica del Vehículo, el resultado de la última ITV y el libro de mantenimiento del vehículo, además, lógicamente, del Permiso de Circulación, que atestigua que el coche es legal. Con estos papeles podrás saber el año exacto de la fabricación del vehículo, que revisiones se le han hecho o si tenía algún defecto a considerar en la última ITV.

8. Uno extra: averigua los antecedentes del coche

Pide a la DGT un informe sobre el vehículo candidato. El mismo te permitirá conocer aspectos importantes del coche, como cuántos dueños ha tenido, sus datos técnicos o la fecha de caducidad de la ITV. También podrás saber si tiene cargas o gravámenes que compliquen su compra o que, al adquirirlo, tengas que cubrir tú. Finalmente te asegurarás de que el coche está autorizado para circular. El informe cuesta 10 euros, pero puede ahorrarte situaciones de pesadilla.

Más información

- PUBLICIDAD -