eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

"Podemos correr el riesgo de convertir al PSOE en un partido cesarista"

El presidente del Gobierno asturiano, Javier Fernández, advierte a la dirección del PSOE del riesgo que tienen las primarias, de donde puede salir un líder personalista que reclame autonomía

"Si alguien piensa que lo que diga el aparato va a ser determinante en las primarias, le digo que se equivoca. La gente no va a aceptar directriz alguna"

"El PSC ha cometido el error de enmarcarse dentro del espacio catalanista, que incluye desde autonomistas subidos de tono hasta independentistas"

22 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Javier Fernández no oculta que las primarias plantean un riesgo para el PSOE. Foto: Daniel Mora Alonso

Javier Fernández cautivó a los socialistas con su discurso ideológico en la Conferencia Política.

Javier Fernández, presidente del Gobierno del Principado y secretario general de los socialistas asturianos, logró en la pasada Conferencia Política del PSOE conquistar al auditorio con su discurso ideológico, sus referencias al significado de las siglas del partido y a la batalla ideológica que debe librar la izquierda. Este ingeniero de minas con alma de letras habla de la necesidad de recuperar el Estado social y espera que con la nueva andadura que ha iniciado el PSOE con las primarias, su partido no se convierta en cesarista, donde el líder se sitúe por encima del proyecto.

Usted ahora gobierna en solitario y en minoría. ¿Qué visión tiene de la ruptura del pacto con UPyD? ¿Cree que Rosa Díez rompió con su Gobierno para garantizar titulares el día del congreso?

No quiero abrir viejas heridas. Estoy en una posición que me obliga a ser prudente. Ahora mismo estamos hablando sobre la posibilidad de aprobar los presupuestos de 2014, por eso prefiero mirar hacia el futuro y no hacer un repaso al pasado. Lo que sé es que, desde que soy secretario general del PSOE en Asturias (13 años), jamás he roto ni incumplido un acuerdo, porque es mi forma de entender la política.

Visto lo que ha ocurrido, ¿volvería a pactar con UPyD?

Si tengo que volver a hacer un pacto, le aseguro que las posiciones quedarán todavía más meridianas y más claras que en el pacto que Rosa Díez denunció.

¿ Se siente más libre desde que UPyD e IU le retiraron su apoyo?

Bueno, en estos momentos preferiría ser menos libre.

¿Por qué no decidió sacar adelante la reforma electoral?

Desde el primer día dije que cualquier reforma de una ley básica, como la electoral, debe estar avalada por algo más que una mayoría de 23 frente a 22 diputados. No hablo de unanimidad, pero sí de una mayoría más amplia, sobre todo si hablamos de una norma que determina las reglas del juego democrático. Es en esos términos como se plantea la reforma electoral en los textos que salen de la Conferencia Política.

En la Conferencia Política, usted y Susana Díaz apoyaron a Rubalcaba. Hay quien dice en el PSOE que con Asturias y Andalucía es suficiente para gobernar al PSOE, ¿está de acuerdo?

El PSOE se gobierna desde Madrid y así tiene que seguir siendo, o no será el PSOE.

Carme Chacón anunció una participación muy activa en la conferencia y luego casi ni se notó su presencia. ¿Esperaba algo más de ella?

Me imagino que se refería a su actividad en las comisiones, que era la única participación que tenían los militantes, entre ellos Carme Chacón.

Los partidos están en un momento brutal de desprestigio, las primarias son el esfuerzo del PSOE por cambiar esa dinámica

Algunos dirigentes intentaron convertir la Conferencia en un calendario para las primarias. ¿El PSOE se ha vuelto más prudente, más calculador con este tema para evitar errores del pasado?

Estamos en un momento en el que el desprestigio de los partidos es brutal y las primarias representan el esfuerzo del PSOE por cambiar esa dinámica de ser una máquina endogámica. No podemos negar que tiene riesgos que hay que prever, no vaya a ser que queramos hacer un partido más permeable y lo convirtamos en un partido más cesarista, donde tengamos un líder, incluso elegido extramuros, que reclame confianza, pida autonomía y, al final, lo que te queda es un partido personalista. Yo quiero que el proyecto tenga el mismo peso que el líder. Es un riesgo que hay que advertir y que el partido tiene que analizar.

¿Quedarán estas primarias en dos candidatos o es posible que se presenten todos los nombres que suenan?

Es una historia nueva y no diría que las personas que suenan no vayan a ser. Pero si alguien piensa que lo que diga el aparato va a ser determinante, le digo que se equivoca. Estoy convencido de que la gente no va a aceptar directriz alguna y se puede dar el caso de que las preferencias de los dirigentes no sean las de los militantes.

¿Tiene algún favorito?

Me manifestaré cuando se abra el proceso, sólo le diré que el próximo líder del PSOE será la persona que mejor empatice con los militantes y los simpatizantes.

¿Alfredo Pérez Rubalcaba lo tiene difícil? ¿Representa a la vieja guardia?

Quién dijo eso. Yo no lo veo así.

Además de las primarias, la conferencia partía con esa tensión entre el PSOE y el PSC. ¿Cree que se ha evitado la ruptura?

Creo que los lazos afectivos quedaron claros. El PSOE reconoce que ahora es muy difícil ser socialista en Cataluña, porque los nacionalistas han conseguido presentar a los partidos vinculados a la nación española como adversarios de la comunidad y han convertido esa vinculación en una relación sucursalista. El PSC ha cometido el error de enmarcarse dentro del espacio catalanista, que incluye desde autonomistas subidos de tono hasta independentistas, pasando por federales y confederales. Algún tope hay que poner, alguien tiene que quedar fuera. Pero le auguro que el PSC va a tomar otra dirección.

Usted ha levantado la voz contra el nacionalismo. ¿Ve al Gobierno de España y al resto de los partidos pasivos con esta cuestión?

Quiero mucho a mi país, incluida Cataluña, y me preocupa que ahí se formen dos comunidades que se diferencian por su relación sentimental con España. Creo que ese es uno de los conflictos más amargos que puede tener un país. Y sí, pienso que hay una ausencia argumental y presencial de los Gobiernos y de los partidos estatales que han dejado absolutamente todo el espacio a los nacionalistas.

A pesar de lo que dice, la propuesta de un Estado federal es del PSC. ¿Ve el federalismo como un medio para salvar esa confrontación entre autonomías?

Es cierto y aquí se ha producido un accidentalismo que conlleva una evolución en el PSOE. España es un Estado federal imperfecto que hemos construido al revés de lo habitual, con una Constitución que no es federal. Ha llegado el momento de federalizar nuestra Constitución para fortalecerla y mejorar la estructura del Estado. Ya verá cómo a partir de ahora en España va a salir mucha gente del armario federal.

De esta cumbre socialista, ¿qué tres líneas programáticas definen al PSOE del futuro?

Yo le puedo decir las líneas que para mí tienen que marcar al PSOE, que son: que es un partido obrero, socialista y federal; un partido de gobierno que tiene que dar la batalla por controlar y regular los no mercados y recuperar el Estado social. Esa es nuestra identidad porque, cuando la salud y la educación se venden, dejan de ser un derecho. Los piratas financieros, que nos han llevado a todo esto, se gobiernan por encima de los intereses generales y quieren que el Estado se dedique a otra cosa. Se apoyan en cátedras subvencionadas, en revistas especializadas a las que pagan, que marcan tendencia, y al que diga otra cosa lo crucifican. Eso no es economía, es ideología. Los socialdemócratas queremos un Estado fuerte que defienda a los débiles, porque los fuertes no necesitan al Estado.

¿Está enfadado con los mercados?

No, nosotros no estamos en contra del mercado, sino contra el no mercado y la economía criminal que van juntos. Cuando nos dicen que fuimos codiciosos, eso que lo digan los curas o los moralistas; tengo claro que lo que nos están diciendo es que no quieren un Estado que los controle y, si no, ¿qué ha pasado con las preferentes? Esa pobre gente que firmó bajo el engaño de esos mercados y sobre los que los ciudadanos no saben, no tienen ni idea. Pues bien, el Estado tiene que entrar a regular y controlar. Esa es la batalla ideológica de nuestro tiempo.

¿Cómo cree que el PSOE va a interiorizar todo lo que usted plantea?

Primero posicionándose; luego teniendo una idea clara de España.

Asturias reclama más de ocho millones de euros por la catástrofe del Prestige. ¿Qué opina de la sentencia? ¿Queda impune el delito contra el medio ambiente?

Sí, la sentencia ha sancionado la impunidad de una catástrofe ambiental. Reconozco que fue un momento de decisiones dramáticas, pero después funcionó la mentira que urdió el PP para justificar la decisión, esas playas relucientes, esos hilillos…, que ha terminado en fracaso. Otra cosa es la responsabilidad y que el responsable en ese momento, Álvarez Cascos, estuviera de cuchipanda cinegética, disparando contra algo.

Ahora que menciona a Álvarez Cascos, ¿lo ve instalado de nuevo en la política o le augura una existencia pasajera?

No sé, lo que le auguro es la oposición. Es un presidente fallido de un Gobierno fallido y eso está impregnado ya en la memoria de los ciudadanos. Su corto desgobierno desmitificó al personaje.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha