eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

La Academia de Bellas Artes premia la labor de la Fundación Santa María la Real

- PUBLICIDAD -
La Academia de Bellas Artes premia la labor de la Fundación Santa María la Real

La Academia de Bellas Artes premia la labor de la Fundación Santa María la Real

El modelo impulsado por la Fundación Santa María la Real para hacer del patrimonio cultural un eficiente motor de desarrollo socioeconómico de los territorios rurales ha sido premiado por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando con su Medalla de Honor.

El presidente de la Fundación, el arquitecto y dibujante José María Pérez, Peridis, recogerá mañana este galardón, cuya candidatura fue presentada por los académicos José María Luzón, Gregorio Marañón y Alfonso Rodríguez G. de Ceballos

Instituida en 1943, esta Medalla supone "un refuerzo importante en un momento crucial de la Fundación. Son malos tiempos y todavía tenemos grandes proyectos en marcha, como la Enciclopedia, las Lanzaderas de Empleo y Emprendimiento solidario para los desempleados y el Sistema de Monitorización del Patrimonio", ha señalado Peridis durante una entrevista con Efe.

Este sistema, que el presidente de la Fundación denomina "si las piedras hablaran", permite registrar y evaluar mediante control remoto diversos parámetros ambientales decisivos para la conservación preventiva de los monumentos.

En cuanto a la Enciclopedia del Románico, una de las labores editoriales más ambiciosas acometidas en Europa en torno a la historiografía del arte medieval que mereció en el año 2003 el Premio Europa Nostra, se está acabando. "Va a ser una edición de unos 65 tomos que abarca toda la Península Ibérica", apunta.

La Enciclopedia "está digitalizada, online y se encuentra en las principales bibliotecas del mundo. Es una edición muy completa hecha con los principales especialistas, con las universidades de España y con el Museo de Arte de Cataluña".

Peridis destaca también la importante labor desarrollada en las escuelas taller de artesanos, "que han dado trabajo a 750.000 personas en todo el mundo", las campañas de divulgación del románico y la restauración de más de un centenar de iglesias, así como otras iniciativas encaminadas a la dinamización del patrimonio y a mostrar que el patrimonio es rentable, que es una fuente de empleo y que es memoria.

En opinión del presidente de la Fundación, las asociaciones y fundaciones para la preservación del patrimonio "están decayendo", por lo que teme que "los tiempos que corren van a ser muy malos para el patrimonio".

La Fundación, con sede en Aguilar de Campoo (Palencia), se constituyó en el año 1994, aunque su trayectoria se remonta a finales de la década de 1970 con la restauración del monasterio de Santa María la Real.

A partir de entonces, un rico patrimonio repartido por todas las Comunidades Autónomas ha sido recuperado, se han impulsado prácticas en riesgo de desaparición y cientos de jóvenes han recibido formación y empleo.

A fines de los ochenta cristalizó el Centro de Estudios del Románico, dedicado al estudio, inventario y catalogación de la totalidad de los testimonios románicos de la Península Ibérica.

El modelo puesto en marcha por la Fundación Santa María la Real, que se está exportando con éxito a otros países y que se analiza en cursos de postgrado, ha recibido galardones como la Medalla de Oro de las Bellas Artes, el Premio Castilla y León de Restauración, el Premio Ciudades de la Humanidad o el Premio de la Unión Europea para el Patrimonio Cultural.

Desde el amor al patrimonio y a las raíces, la Fundación se ha planteado "la rentabilidad del patrimonio en todos los órdenes, en el espiritual, en el material, como fuente de empleo y formación. Es una escuela de ciudadanía, de oficios, de vida, es monumento y es documento".

Todo esto "requiere una labor sostenida en el tiempo", en la que hay que innovar, actualizar, incorporando la tecnología, divulgando y comunicando el patrimonio "como algo divertido, algo entrañable. El románico se ha convertido en destino turístico y eso es de lo más que podemos hacer".

"Ahora nos falta conseguir una cobertura universal para nuestro patrimonio, consiguiendo que desde otros países fundaciones, universidades, entidades culturales, apadrinen una iglesia románica, un monasterio; ir a lo global del patrimonio, en esa idea andamos ahora", dice.

En el ámbito de lo social, la Fundación ha puesto en marcha las Lanzaderas de Empleo y Emprendimiento constituidas como equipos de desempleados, voluntarios, activos y solidarios que, coordinados por un "coach", se ayudan y apoyan para lograr un empleo. "Nuestras preocupaciones han sido tres: las personas, el paisaje y el patrimonio, que están indisolublemente unidos".

Peridis, que ha dedicado la mayor parte de su tiempo al patrimonio, ha publicado recientemente su primera novela "Esperando al Rey" que ya lleva cuatro ediciones, y ya está trabajando "en la continuación de esta historia".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha