eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

La llegada de Alibaba al SCMP crea temor por la libertad de prensa en Hong Kong

- PUBLICIDAD -
La llegada de Alibaba al SCMP crea temor por la libertad de prensa en Hong Kong

La llegada de Alibaba al SCMP crea temor por la libertad de prensa en Hong Kong

La compra del diario South China Morning Post por el gigante del comercio electrónico Alibaba supone una tabla de salvación para el grupo de comunicación de Hong Kong, donde es visto como una nueva amenaza a la cada vez más mermada libertad de prensa de la ciudad.

Alibaba anunció hoy en un comunicado que ha alcanzado un acuerdo con Kerry Media para adquirir ese periódico en inglés y otros activos del grupo SCMP, que cotiza en la bolsa de Hong Kong, por una cantidad no divulgada.

Joseph Tsai, vicepresidente ejecutivo de Alibaba, aseguró hoy en una entrevista con el SCMP que el conglomerado chino respetará la línea editorial independiente del diario, que le ha consolidado como un periódico de referencia ante la falta de libertad de prensa en China, y que fortalecerá la calidad del contenido.

Alibaba tiene que "mantener la confianza de los lectores. Y eso dependerá de que se informe de una forma objetiva, equilibrada y justa", indicó Tsai, quien también avanzó que se eliminará el sistema de pago para leer la edición digital del diario.

El South China Morning Post mantiene una amplia red de corresponsales en China y a menudo publica informaciones que no gustan al régimen comunista de Pekín, por lo que la censura de este país bloquea que pueda verse por internet.

El fundador de Alibaba, Jack Ma, sigue con esta operación los pasos de otros magnates de los negocios que se han expandido a los medios de comunicación tradicionales, como hizo Jeff Bezos, fundador de Amazon y desde hace dos años accionista mayoritario del Washington Post.

Jack Ma, que fundó Alibaba en 1999 para convertirla en la mayor empresa de comercio electrónico de China, que controla cerca del 90 por ciento del mercado nacional por internet, comenzó a diversificar sus negocios hacia la comunicación en 2014 con la compra de Chinavision Media, productora de contenidos audiovisuales para internet y dispositivos móviles.

El desembarco de Ma en Hong Kong llega en un momento en el que el SCMP, el diario en inglés de mayor solera y envergadura de Hong Kong, fundado en 1903, pasa por una mala situación económica debido a la caída global del sector de la prensa en papel, el descenso de los ingresos publicitarios y los retos de adaptación a la era digital.

La operación despierta los temores de que el periódico vea su imparcialidad comprometida por un grupo chino cuya estabilidad no deja de depender de la voluntad de Pekín.

"El giro editorial del diario hacia posiciones más próximas al Gobierno chino llevado a cabo en los últimos años también ha mermado la confianza de los lectores en el diario", dijo a Efe Colin Sparks profesor en el departamento de Periodismo de la Universidad Baptista de Hong Kong.

Existe la preocupación de que, bajo la propiedad de Ma la independencia editorial del periódico continúe a la baja, un proceso que para Spark comenzó bajo la tutela del actual propietario del grupo editorial, el multimillonario malayo Robert Kuok, dueño de Kerry Media.

"Ma es un poderoso hombre de negocios con buenos contactos con el Gobierno chino. Aunque no creo que esté interesado en la línea editorial del periódico, sí estará al tanto de quiénes estarán al frente del funcionamiento diario de la publicación", opinó Sparks.

En la misma línea opinó Lokman Tsui, profesor de Periodismo y Comunicación de la Universidad China de Hong Kong, para quien la entrada de Ma en el diario no parece obedecer a motivos ideológicos, sino económicos.

"Pero es cierto que tampoco genera gran sensación de independencia que los medios estén controlados por grandes grupos empresariales" cuya prosperidad depende de la legislación china, dijo Lokman a Efe.

Tanto Lokman como Sparks lamentaron la caída continuada de la libertad de prensa y expresión que vive Hong Kong en los últimos años.

"Hemos pasado de ocupar el puesto 18 al 71 en el Índice Mundial de Libertad de Prensa en solo 13 años, y la línea sigue bajando", señaló Lokman.

La Asociación de Periodistas de Hong Kong (HKJA) denunció en septiembre en un informe que 2014 fue el año más difícil para la libertad de prensa en la ciudad, donde el trabajo de los informadores es más complicado tras las históricas protestas democráticas del año pasado que acapararon la atención mundial.

"Aún no hemos visto lo peor", dijo a Efe la vicepresidenta de la HKJA, Shirley Yam Mei-ching, en referencia a la falta de libertad de expresión en Hong Kong.

La tensión política que las protestas populares generó entre los Pekín y Hong Kong "servirá para que el Gobierno chino trate de controlar aún más la libertad de prensa en la ciudad", según Sparks.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha