eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

La BNE muestra uno de sus tesoros, la Edad de Oro del grabado flamenco

- PUBLICIDAD -
La BNE muestra uno de sus tesoros, la Edad de Oro del grabado flamenco

La BNE muestra uno de sus tesoros, la Edad de Oro del grabado flamenco

La Biblioteca Nacional muestra por primera vez reunida una selección de uno de sus tesoros, la colección de grabados de Rubens, Van Dyck y otros artistas flamencos pertenecientes al siglo XVII, la Edad de Oro del grabado en Flandes.

Ciento ochenta obras forman el recorrido de la muestra y entre ellas figuran cuatro pinturas cedidas por el Museo del Prado que están relacionadas con alguno de los grabados exhibidos.

Se trata de "La lamentación de Cristo" y "Retrato de María Ruthven" de Van Dyck, "La Sagrada Familia con santa Ana", de Rubens, y "La cocina" de David Teniers.

El desarrollo del grabado durante el siglo XVII en Flandes coincide con el de la burguesía. Son obras para colgar en las casas y en los palecetes.

"Además, las estampas viajaban muy rápidamente", ha recordado la comisaria de la exposición, Concha Huidobro, para quien el grabado tuvo mucha importancia e influencia en la historia del arte.

Huidobro ha centrado el discurso de la muestra en Peter Paul Rubens y en Antoon van Dyck, "figuras indiscutibles del arte flamenco de la época" y a quien están dedicados las dos primeras secciones del recorrido.

La comisaria ha afirmado durante la presentación de la muestra, la cual estará abierta hasta el 31 de enero, que atribuidos a Rubens solo se conocen dos grabados, "pero él mismo fue el que se encargó de buscar a los mejores grabadores para que reprodujeran sus pinturas así como de controlar y supervisar todo el proceso de creación y de editarlas".

Entre los mejores grabadores que trabajaron con Rubens figuran Galle, Vorstermann, Bolswert o Pontius, ampliamente representado en la exposición.

Protagonista del segundo apartado es Van Dyck, quien a diferencia de Rubens sí realizó él mismo destacados grabados e inició algunos al aguafuerte que otros grabadores terminaron al buril.

"Realizó o inventó grabados de diferentes temáticas y destacó como un extraordinario retratista; en su obra 'Iconografía', creó numerosos modelos de retratos que tuvieron una enorme influencia en toda Europa", según la comisaria.

Huidobro ha destacado entre las obras exhibidas "La lamentación de Cristo", colgada junto a la pintura original, y el retrato de la esposa del artista, también junto a la pintura cedida por el Prado.

Los paisajes y las escenas de costumbres fueron dos géneros que también adquirieron gran importancia en el arte flamenco. Los paisajes los crearon artistas de gran calidad, como Paul Brill, Nicolaes de Bruyn, Lucas van Uden o los reproducen grabadores como Galle, los Sadeler o Bolswert, según las creaciones de Rubens y Jan Brueghel, entre otros.

Las escenas de género están representadas por artistas como Jacob Jordaens, David Teniers, Adriaen Brouwer o Frans Wyngaerde, quienes mostraron la vida cotidiana del Flandes de la época.

En otro ámbito de la exposición se muestra una importante selección de libros ilustrados, que adquirieron gran importancia para el grabado flamenco del siglo XVII.

"Rubens fue el principal autor de portadas e ilustraciones para dichos volúmenes", según la comisaria. Especial importancia tiene para ella la obra "Pompa introitus", que narra la entrada en Amberes del cardenal infante, Fernando de Austria, con estampas como la muestra una arquitectura efímera instalada en mitad del recorrido.

La muestra finaliza con el apartado "Rubens, Van Dyck y el grabado europeo de su época", en el que se muestra el contexto artístico europeo en el que se desarrolló el grabado flamenco y las influencias de éste sobre el resto de los países, con obras de los mejores grabadores de Europa como Rembrandt, Callot o Reni.

En este apartado está presente el grabado en España, donde trabajaron varios artistas flamencos y donde destacan las estampas de José de Ribera, uno de los grandes pintores del Barroco español.

La exposición, según la directora de la Biblioteca Nacional Ana Santos, se enmarca en la política de esta institución de dar a conocer sus colecciones.

"En Bellas Artes tenemos una magnífica colección de material gráfico fundamental para la Historia del arte, aunque se trata de una colección bastante desconocida que queremos difundir".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha