eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Band of Horses cierra bocas en la segunda jornada del festival Mad Cool

Javier Herrero.
- PUBLICIDAD -
Band of Horses cierra bocas en la segunda jornada del festival Mad Cool

Band of Horses cierra bocas en la segunda jornada del festival Mad Cool

No tendrán el caché de The Who ni el de Neil Young, quizás tampoco el de The Prodigy, pero Band of Horses consiguieron hoy darle la vuelta a lo que hace indeseable el formato de festival, canalizando en una sola dirección toda la energía colectiva de Mad Cool, que es mucha, en pos de la magia.

De las casi 33.000 personas que asistieron a la jornada de hoy, la segunda de la primera edición de esta cita madrileña que se celebra en la Caja Mágica, una gran mayoría ha vibrado con la actuación de los estadounidenses, con su simpatía, con su empatía y su saber hacer.

Cuando parecía imposible escuchar un concierto en paz en un foro tan multitudinario como este, en el que tanta gente viene por la música como por el contubernio y el postureo social, apareció Ben Bridwell para entonar la poderosa "The funeral" y lograr que los díscolos callaran y pidieran silencio incluso a los que se aferraban a la plática.

"I'm coming up only to hold you under / I'm coming up only to show you wrong". Dos versos y se producía la hipnosis general con los más sencillos mimbres: una voz y una guitarra.

Ha sido casi al final de un repertorio que comenzó muy fuerte, alejado de su faceta ensoñadora, recordando que a los festivales también se viene a saltar, ya fuese con viejos temas ("Evening kitchen") o nuevos (como la contagiosa "Casual party").

En la parte intermedia, de la mano de la evocadora "Laredo", se fueron hacia pasajes más densos, con Bridwell incapaz de perder la sonrisa y su imponente batería provocando suspiros entre parte del respetable, hasta que ha sonado "Is there a ghost".

"Canciones como esta justifican un festival", apuntaban algunas voces entre el público, justo antes de la traca final.

El suyo puede haber sido uno de los conciertos memorables de la jornada (de la dos jornadas, en realidad), pero no fue lo único bueno que ha podido disfrutarse hoy por aquí, empezando porque además hubo muchas menos incidencias organizativas que ayer.

"Señores y señoras, nosotros tenemos más influencia con sus hijos que tú tienen (sic), pero los queremos", proclamaba la misma voz latina que abre el disco "Ritual de lo habitual" de otro de los grandes atractivos de hoy, Jane's Addiction (o "Juana's adicción").

Imposible no destacar a su líder y vocalista, Perry Farrell, uno de los nombres míticos de la escena alternativa y, ante todo, un "showman" indiscutible que se ha presentado vestido cual Jim Carrey en "La Máscara", perdonando el color amarillo, pero no las maracas, para ofrecer un espectáculo dinámico, eléctrico, metalero, roquero, funk y sexual.

Junto a él y sus músicos, dos bailarinas exóticas casi igual de dueñas del espectáculo que, con los contoneos, piruetas y restregones, reavivaron la faceta lúbrica del rock y robaron minutos de visionado hasta al partido de la Eurocopa de España contra Turquía que muchos siguieron dentro del recinto gracias a una pantalla.

Ese encuentro es probablemente la razón del pequeño pellizco en el número de asistentes respecto a la jornada de ayer (algo más del millar, a pesar de ser viernes).

Quienes apostaron por el fútbol, se perdieron a Caribou y a Stereophonics, a L.A., a León Benavente, a 091, el desasosiego intimidante de los africanos Die Antwoord o de The Prodigy, pero también a Michael Kiwanuka, un Otis Redding redivivo que practica un soul con querencia por el sonido de California.

Por allí pasaron también Kings of Convenience (los Simon & Garfunkel noruegos), centrados en su mítico primer disco, "Quiet is the new loud", y, por ende, en el susurro y un par de guitarras como vía de comunicación principal, arma endeble -y así lo señalaron- cuando tanta gente habla mientras suena la música.

Ellos, con el buen rollo que les caracteriza, hasta lo disculparon. Y es que no todo el mundo celebra cada noche un funeral capaz de cerrar bocas como el de Band of Horses.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha