eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Banksy se hace de rogar en un Ferrol que eleva a sus Meninas

- PUBLICIDAD -
Banksy se hace de rogar en un Ferrol que eleva a sus Meninas

Banksy se hace de rogar en un Ferrol que eleva a sus Meninas

Como si de la mañana de Navidad se tratase, Ferrol se ha despertado hoy con la mirada apuntando a un pequeño rincón de su pintoresco barrio alto.

La organización de Las Meninas de Canido reservó un espacio al enigmático artista Banksy para que plasmase la que sería su primera creación en España, pero la esperada recreación de la obra clásica de Velázquez no ha aparecido por el momento en esa pared despejada.

Los promotores, armados de fe, consideran que si se deja caer por la urbe lo hará en cualquier otro momento, cuando no haya ruido.

No en vano, el festejo artístico llena callejuelas y plazas desde que el exjugador Miguel Loureiro, que militó en el extinto OAR Ferrol cuando nacía la ACB, lanzase el pregón de apertura oficial.

Cortado el tráfico en la calle Alegre, la principal de la barriada, un gran escenario ha albergado el pistoletazo de salida entre cervezas, gafas de sol y sonrisas de visitantes y vecinos, que viven el día como si de sus patronales se tratase.

Intercambio de culturas, en efecto, con el guiño al cuadro histórico y manteniendo, en esta octava edición, el mensaje inicial de conciencia popular.

Loureiro ha abogado en su alocución por "reivindicar mejoras y llevarnos estas a la autoestima; las Meninas tienen vida y el poder de la imaginación".

Nacida como iniciativa para llamar la atención sobre un Canido en decadencia, la progresiva aparición de jóvenes habitantes para revitalizarlo ha venido acompañada de un paulatino arreglo de espacios públicos.

Un resurgir que engarza con la invitación a Banksy, cursada en colaboración con una firma cervecera y que se ha plasmado en una intensa campaña publicitaria en prensa europea y en paneles informativos por el continente.

"Seguro que estará entre nosotros escuchando a este pregonero", ha terciado el exdeportista, que ha recurrido al inglés para que su llamamiento calase en el cerebro del aludido: "Let's go, Banksy".

Culminado su discurso, ha llegado el momento estelar: el estallido de gente y pintores, que han plagado las fachadas y rincones más insospechados de Meninas sobre azulejo, convertidas en esculturas o desnudas para pedir libertad, igualdad y fraternidad.

Murales de arte urbano que llegan a ocupar todo el dorsal de un edificio de varias alturas, armándose siempre el autor de un elevador para completar tal hazaña.

Una vecina ha asomado y hablado de "lujazo" porque gentes de lugares alejados en el mapa sepan en qué consiste el evento y se unan sin dudarlo.

La organización espera más de 30.000 personas en el pequeño núcleo, antes denominado como la aldea de Canido, entre el sábado y el domingo, el mismo barrio en el que amanece con calma y se escucha cantar a un gallo en pleno casco urbano.

Caminos de ritmo tranquilo que se acoplan a un día de ajetreo, de empuje del sector privado que ahora ve como atractivo escaparate el proyecto que nació de un artista local, Eduardo Hermida.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha