eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Benjamin Clementine: "Mi música muestra que se puede conseguir lo que sea"

- PUBLICIDAD -
Benjamin Clementine: "Mi música muestra que se puede conseguir lo que sea"

Benjamin Clementine: "Mi música muestra que se puede conseguir lo que sea"

Se inspira en Pavarotti y Jimi Hendrix y se le compara con muchos más, pero el británico Benjamin Clementine, que hasta hace poco tocaba en las calles de París, dará el próximo lunes un concierto en las Noches del Botánico para mostrar, sobre todo, "que se puede conseguir lo que uno se proponga".

"Empecé en la música siendo niño porque no tenía nada más que hacer", relata en una entrevista con EFE Clementine (Londres, 1988) dejando entrever que lo suyo es algo natural como su estilo, cuando sube al escenario descalzo, vestido con un abrigo largo y oscuro pero sin camisa, "cómodo", como si estuviera en su casa.

"Es difícil describir mi música", afirma el protagonista, que ha sido comparado por su voz con Nina Simone o Antony Hegarty, aunque reconoce que se inspira "en la música clásica y la ópera", con Pavarotti y Hendrix como pilares "básicos".

Esa música, la de su álbum debut, "At least for now" (2015), es la que sonará en Madrid el lunes, la única oportunidad de verle en España, ya que recientemente canceló su participación en el Grec Festival de Barcelona por "causas personales de fuerza mayor", que prefiere no aclarar.

Todo comenzó en Edmonton, en la periferia de Londres, donde siendo el quinto hijo de una pareja de ghaneses tuvo una infancia "complicada" y empezó a evadirse jugando con un piano y leyendo poesía, entre obras de William Blake y T. S. Eliot.

Después se fue a París, donde vivía y tocaba en la calle, en las plazas, en los bares y en estaciones de metro, hasta que la "suerte" le visitó en forma de un descubridor que le ayudó a llegar a mayores audiencias.

"Para mí, el pasado fue ayer, aún está aquí", confiesa Clementine, que ahora pisa los escenarios ante multitudes que pagan por verle, reconocido en Reino Unido como uno de los "héroes" del pasado año por The Guardian y ganador del premio Mercury en noviembre por su primer álbum, un momento "alegre y triste" porque fue galardonado tras los atentado de París, a cuyas víctimas dedicó el galardón.

Tras todo ese éxito, asegura, "nada ha cambiado realmente", excepto la cantidad de gente que va a escucharle, por lo que intenta "comprender la mente del ser humano". Así, cree que muchos espectadores "probablemente no se habrían parado si estuviera cantando en la calle", algo que le llama mucho la atención.

El autor de temas como "Cornerstone" o "I won't complain" dice que no aspira a ser "solamente un músico", y por eso quiere demostrar a la gente que "pueden hacer lo que se propongan y alcanzar su lugar en la vida" a través de su música.

Clementine lo hizo con su propia fórmula: "Siendo yo mismo, siendo amable. De eso trata todo", y "eso" se refleja en sus letras, que contienen una filosofía resumida alrededor de un concepto.

"El hogar no es tener una casa, siempre queremos reclamar sitios pero no poseemos nada realmente. El hogar es donde hallas la paz, que puede estar en tu corazón, en tu mente o en el asiento de un tren", remata.

Eso es lo que espera transmitir al público español que acuda a oír su voz en las Noches del Botánico, un público al que asegura que verá "algo que va a ser diferente" y del que destaca su "buen corazón" y carácter "extrovertido",

Después retornará a su Londres natal, donde está "componiendo cosas nuevas" que le hacen mirar con optimismo el futuro, trabajando duro para "encontrar la suerte en algún lugar".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha