eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Boliviano dice que el Premio Rey de España es una "bofetada" a la Justicia que no castiga los linchamientos

- PUBLICIDAD -
Boliviano dice que el Premio Rey de España es una "bofetada" a la Justicia que no castiga los linchamientos

Boliviano dice que el Premio Rey de España es una "bofetada" a la Justicia que no castiga los linchamientos

El boliviano Roberto Navia Gabriel, se declaró hoy "muy emocionado" por haber obtenido el Premio Rey de España en la categoría de Prensa por un reportaje sobre linchamientos en Bolivia, un galardón que, según dijo, es una "bofetada" a la Justicia que no actúa para castigar esos crímenes.

"Este premio es una bofetada a la Justicia ordinaria que no hace nada, que mira de palco como si se tratara de un espectáculo o incluso ni eso ya que ni toma en cuenta esa problemática. Espero que haya avances en estos temas", dijo Navia a Efe.

El reportaje "Tribus de la inquisición", publicado por el diario "El Deber" de Bolivia, narra cómo el 2 de julio de 2013 una multitud roció con gasolina y prendió fuego a Roberto Ángel Antezana, acusado, junto a algunos familiares, del robo de un camión.

Los hechos ocurrieron en el pueblo de Ivirgarzama, en la región central de Cochabamba, y pese a la ley del silencio, el autor consiguió el testimonio de supervivientes y del fiscal enviado a investigar el caso y consiguió con el reportaje acercar a los lectores a una práctica que persiste en Bolivia.

Los linchamientos, a menudo con resultado de muerte, son una práctica muy extendida en este país.

Las autoridades bolivianas y organismos internacionales, entre ellos la ONU, han mostrado su preocupación por estos actos que la Policía no ha logrado frenar, ya que muchos tienen lugar en zonas rurales en las que apenas hay agentes que puedan enfrentarse a las muchedumbres furiosas.

Navia decidió investigar en profundidad el tema al no poder concebir que "a estas alturas de la historia exista un grupo humano que agarre a golpes de manada a otro grupo de humanos y que los maten en la plaza del pueblo".

"Tampoco concibo que exista una Justicia que no castigue eso. Si nos consideramos seres humanos que tienen reglas (...) no se puede concebir que exista esa realidad galopante en Bolivia y que las autoridades o las personas vuelquen la cara hacia otro lado", dijo.

Añadió que el periodismo "no tiene que volcar la cara", sino investigar y mostrar lo que está sucediendo.

Con su reportaje sobre los linchamientos en Bolivia, el periodista buscó "que se haga algo" al respecto y "que muera la cultura del cinismo" ante sucesos tan graves como el investigado.

A su juicio, hace décadas, cuando la prensa denunciaba algún hecho fuerte, los acusados por lo menos "se sonrojaban" si no iban a prisión, pero ahora esto no ocurre.

Por ello, insistió en que "tiene que terminar la cultura del cinismo" y en el caso concreto del tema de su reportaje, sostuvo que "la justicia por mano propia tiene que terminar y se tiene que sancionar" a quienes cometen estos linchamientos.

Navia (1975) trabaja en el área de reportajes de investigación de "El Deber" y en el suplemento dominical Séptimo Día.

Fue galardonado con el Premio Ortega y Gasset de Periodismo 2007 en España y es premio Nacional de Periodismo 2005 en Bolivia.

El de Prensa es uno de los galardones que convoca anualmente la Agencia EFE y la Agencia Española de Cooperación Internacional, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores de España.

Aún sin terminar de creer la noticia, Navia señaló a Efe que el haber ganado este premio "significa mucho para él" por el "enorme" tamaño periodístico y literario del galardón.

"Un premio como el que voy a recibir hace que tu voz llegue a más rincones de Bolivia y fuera de las fronteras", afirmó.

Según el periodista, en Bolivia actualmente se está haciendo un trabajo "muy importante, muy interesante y hay que estar a la altura de las circunstancias porque el país necesita que se lo narre".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha