eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Bowie, inspiración para un novelista gallego que arrasa en Islandia

- PUBLICIDAD -
Bowie, inspiración para un novelista gallego  que arrasa en Islandia

Bowie, inspiración para un novelista gallego que arrasa en Islandia

El escritor, filólogo y traductor gallego Elías Portela, conocido en Islandia por su sobrenombre Elías Knörr, presenta en su premiado poemario 'Bazar de Traidores' una obra "creacionista" inspirada en uno de los grandes personajes de la historia del rock, el británico David Bowie.

"Hay un elemento básico que guía el poemario, que es la canción 'Heathen' de David Bowie, y es casi lo único del libro que tiene estructura lineal", detalla Portela en una entrevista con Efe, tras alzarse con el primer premio del certamen de Poesía Afundación.

Elías Portela (Cangas do Morrazo, Pontevedra, 1981) afirma que este poemario, que ya tiene tres años, no es realmente un libro, sino un "entorno", un ecosistema y un lugar donde varios fenómenos coinciden por un momento en un espacio y en un tiempo común, gracias a la labor de edición.

"La estructura original del libro era como una espiral. Digamos que todo sucede en ciclos y aquí los poemas son bastante dispares en forma y en tamaño", abunda.

Esta disparidad y estos paralelismos son tangibles a través de letras y versos que, bien se dan la mano y se aman, o bien se pegan y se odian, todo en una misma página.

Las ideas múltiples, como un juego de cartas del tarot, se escapan de la forma convencional que se entiende por libro, que conlleva una traición, donde el tiempo pretérito "fue una mentira y el presente no sabemos si creérnoslo".

Para Elías Portela los variopintos temas de esta novela son los mismos que exigen y demandan estos cambios tan bruscos y dispares, ya que en el volumen conviven el erotismo, la prostitución y la violencia como una alegoría, con una controversia y un debate sobre la cultura cristiana.

Asimismo, se dan cita cuestiones de género e identidad, de literatura o de creación literaria, exorcismos y presencias satánicas, todo ello mezclado con una sintaxis propia de las redes sociales y del latín tardío de manuales para exorcistas, dando lugar a un cóctel de "cultismos y coloquialismos".

"La cuestión es que todo tiene su lugar, todo tiene su función, buena o mala, pero la tiene", cuenta Portela, quien señala que en esta tesitura es función del poeta encontrar el contexto adecuado en donde todo esté justificado, pero sin caer "ni en la pedantería ni en lo vulgar", donde el propio lector es el encargado de emitir un juicio.

"El concepto bazar es una guerra y a la vez son las ruinas, además de que en un bazar hay de todo", profundiza.

Precisamente fueron la originalidad y el espíritu rompedor de la obra dos de las características que llamaron la atención del jurado, algo de lo que el joven gallego se alegra, pero apunta que por ahora no ha inventado nada nuevo, o por lo menos hasta el momento.

"El poemario en sí está creando y rompiendo conceptos, y la actitud es bastante contundente. Algunos poemas son como una bofetada en la cara. Creo que entre página y página igual puede ser bueno tomarse una pausa", detalla entre risas.

Portela no se ve como un poeta consagrado o cuando menos mientras ello implique "quedarse sentado", ya que, a su juicio, en la poesía "no queda más alternativa que ser alternativo", y máxime en el caso de Galicia, donde "si no se pelea por sacar la lengua adelante y explorar posibilidades, entonces no estás haciendo nada".

Bajo la plica 'la vaca insepulta', por ser una vaca sin apellido la que compila todo el universo, fue cómo el pontevedrés presentó este trabajo, aunque avanza que ya está preparando el borrador de su próximo libro en islandés.

Ser uno de los mejores poetas islandeses de los últimos tiempos y haber nacido en Galicia, concretamente en Cangas do Morrazo (Pontevedra), podría haberlo convertido en uno de los protagonistas del filme 'Fuga de cerebros' o ser uno de los miles de jóvenes gallegos que emigran al extranjero en busca de un futuro prometedor, o cuando menos, un futuro.

Pero lo de Elías Portela se produjo de una manera distinta, ya que llegó al país nórdico con una beca.

Aunque no descarta regresar, afirma que "no importa donde uno viva, ya que lo que importa es la lengua y el trabajo que se haga con ella", y, en este sentido, Portela ya ha publicado dos libros en lengua gallega.

Portela o Knörr, en suma un "devorador de libros", espera desde Reikiavik que la creatividad que se está viviendo ahora no cese.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha