eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El góspel de Bryant Jones abre el Festival de Jazz de Vitoria

- PUBLICIDAD -
El góspel de Bryant Jones abre el Festival de Jazz de Vitoria

El góspel de Bryant Jones abre el Festival de Jazz de Vitoria

Un concierto de Bryant Jones & The Victory Gospel Singers muy divertido y dinámico ha inaugurado la 40 edición del Festival de Jazz de Vitoria en la noche tradicionalmente dedicada al góspel, con un gran éxito de público, como suele ser habitual.

El concierto ha empezado en un Pabellón de Mendizorroza casi lleno, con una invitación por parte de Jones a "unirse a ellos en un viaje por el góspel".

Inmediatamente los seis vocalistas han ido desarrollando las canciones y el sonido del recinto se ha ido calentando. Poco a poco cada voz se ha ido haciendo perfectamente nítida, como sucede en este festival, donde el sonido se cuida con mimo.

Bryant Jones ha cantado sobre todo desde el piano, único instrumento sobre el escenario aparte de alguna pandereta o las manos de los cantantes cuando han acompañado la música con palmas o chasqueando los dedos. Sin embargo no se ha echado en falta un acompañamiento musical más denso porque las voces han resultado suficientes.

Además los solistas se han ido intercambiando, en función de las necesidades de cada tema. El repertorio no se reduce al góspel, sino que roza a menudo el blues y el soul o incluso incluye jazz, con canciones más rápidas y movidas y otras más solemnes.

El público ha disfrutado enormemente cuando Jones ha demandado su colaboración, poniéndolo en pie, reclamando una actitud similar a la de las misas de Chicago. Enseguida se ha apuntado a la fiesta que los músicos proponían, a base de guiños, bailes y buen humor.

En un momento dado, incluso Jones ha llegado a bajar del escenario a dirigir al grupo desde el pasillo, levantando a una mujer de su asiento para que fuera ella quien ejerciera de directora del coro.

Se nota su personalidad, muy positiva en todo momento, y muy cercana a la de un pastor al estilo norteamericano. De hecho esa es una de sus muchas diferentes actividades cuando está en Chicago. Su faceta de director de coros es otra de las cualidades más reclamadas por otros músicos.

Ha sido un concierto largo, con una primera parte de más de una hora y una segunda más breve, pero a pesar de que se iba prolongando, pocos han abandonado la sala antes del final.

La velada ha resultado un arranque muy especial para el público de Vitoria, que mañana tendrá otra noche dedicada a un estilo clásico, el blues.

En el escenario se encontrarán músicos de dos generaciones separadas por casi medio siglo: Ruthie Foster por un lado, y Taj Mahal por otro. Poco a poco el festival irá acercándose al jazz contemporáneo que empezará a brillar el jueves.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha