eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Celso Lagar, un pobre genio de la pintura que "resucita" en Ciudad Rodrigo

- PUBLICIDAD -
Celso Lagar, un pobre genio de la pintura que "resucita" en Ciudad Rodrigo

Celso Lagar, un pobre genio de la pintura que "resucita" en Ciudad Rodrigo

Celso Lagar, uno de los genios de la pintura del siglo XX, que vivió entre la bohemia, el azote de la crítica y el arte vanguardista, ha sido "resucitado" en su Ciudad Rodrigo natal a través de una exposición, inaugurada hoy, que recorre toda su trayectoria pictórica.

Fue amigo de Modigliani y de Picasso y su pincel más artista y menos comercial es oro para sus actuales propietarios.

Sin embargo, en las primeras décadas del siglo XX, su extraordinario futurismo y fauvismo, el que hoy descansa en los museos más prestigiosos, como los Thyssen de Málaga o de Madrid y el Reina Sofía, fue la bilis de la crítica contemporánea, ya que arriesgó con obras que intentaron el "planismo" cubista.

Toda su trayectoria está reflejada desde hoy en el Palacio de los Águila de Ciudad Rodrigo, en una exposición de ochenta obras al cuidado de Iván García, con el fin de que sus paisanos y amantes del arte puedan conocer a Celso Lagar, con motivo del cincuentenario de su fallecimiento en la ciudad de Sevilla.

Lagar (1891-1966) se inició con la pintura en el taller de ebanistería que tenía su padre en Ciudad Rodrigo y allí, en los primeros años del XX, dejó algunos dibujos magistrales y la afamada escultura "Rosa de Tebas", la única de esta disciplina que se le ha atribuido, hasta la fecha.

Duró poco en su Miróbriga natal y, lejos de ser un inmigrante al uso, como ocurrió con muchos de sus paisanos que viajaron a Francia en busca de trabajo, marchó a París para reunirse y empaparse del arte más vanguardista.

Y allí bebió de la Escuela de París entre 1911 y 1915, en cinco años de doctorado futurista que le valió una evolución hacia el movimiento más vanguardista de su época.

Y fue a su vuelta, en 1915, cuando Lagar presentó su estilo "planista" -como él lo definió- con una de sus obras capitales, "La vida en el campo", que se puede contemplar en esta muestra del Palacio de los Águila, abierta hasta el 5 de febrero.

Otro de los ejemplos de su planicie cubista reside en la obra "Puerto de Bilbao", del Museo de Bellas Artes de Bilbao, y que "en España no se llega a comprender", como ha explicado a Efe el comisario de la exposición.

En 1919 emigró de nuevo a París y ante un hambre acuciante, no tuvo más remedio que cambiar, por lo que bajó su listón vanguardista hasta el estilo más figurativo, ya que "tenía que vender", asegura Iván García.

Es entonces cuando en esta etapa creó obras, también muy relevantes, basadas en bodegones, desnudos o los paisajes de la Costa Norte de Francia, en la región de Normandía.

Desde aquí evolucionó hacia una temática con la que será identificado de forma universal como "El pintor del circo".

Celso Lagar se afanó para describir la sociedad entreguerras, con obras alusivas a la Guerra Civil y se infiltró entre las caravanas circenses, por lo que esta temática fue plasmada una y otra vez.

Para conocer a este "genio", como reza el título de la exposición, el Palacio de los Águila también mostrará en estos dos meses fotos, cartas y documentos que aún conserva la familia de este pintor, que murió en el más absoluto olvido, en un manicomio de Sevilla y cuyos descendientes, algunos presentes hoy en la inauguración, lamentan no poseer una de las muchas obras de incalculable valor de este pintor del siglo XX.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha