eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Chris Stewart dice que prefiere ser cortijero y escritor a vieja estrella de rock

- PUBLICIDAD -
Chris Stewart dice que prefiere ser cortijero y escritor a vieja estrella de rock

Chris Stewart dice que prefiere ser cortijero y escritor a vieja estrella de rock

Después de una etapa de dos años como batería de la mítica banda Génesis, Chris Stewart fue esquilador de ovejas, en 1988 se instaló en un cortijo abandonado de las Alpujarras granadinas y ahora echa la vista atrás y asegura que prefiere ser "cortijero y escritor que vieja estrella de rock".

"No me arrepiento de nada, ni de coña", ha asegurado en una entrevista con Efe Chris Stewart, que esta tarde pronunciará la conferencia "Los deleites de ser un guiri" en la Casa Gerald Brenan de la barriada malagueña de Churriana.

Entró en la banda porque Peter Gabriel "tocaba la batería, pero quería las manos libres para tocar la flauta y cantar", y le enseñó "algunos trucos con las baquetas".

"Yo era un batería bastante regular, así que me echaron a la calle. No me arrepiento de nada, aunque justo después de mí llegó el éxito de Génesis", ha admitido Stewart, que comenzó su exitosa carrera literaria con "Entre limones", del que se han vendido un millón y medio de ejemplares.

Después de veintiséis años en España, asegura que los españoles son "muy buenos vecinos", aunque lo más difícil al llegar fue el idioma, "cuando nadie te entiende y piensa que eres un tonto".

"Lo peor de España es la burocracia y las cosas administrativas, es un coñazo total para todo el mundo, pero peor para el guiri, que no lo entiende. El sistema administrativo es del tercer mundo, con funcionarios con un sueldo vitalicio a los que le da igual cómo tratan al público", lamenta Stewart.

Antes de viajar por primera vez a España, ya conocía la obra de Gerald Brenan, y "Al sur de Granada" es el libro que más veces ha leído y el que más le influyó para instalarse aquí.

"Tenía que ver las Alpujarras, y al llegar decidí que era el sitio donde quería dejar mis huesos. Desde entonces no he tenido ni un día de arrepentimiento", asegura.

Por eso, es "muy emocionante" para él visitar esta tarde la casa que habitó Brenan y estar "casi en los zapatos de alguien a quien tanto se admira".

Aunque encuentra similitudes entre ambos y considera que los dos compartían en su juventud "el mismo espíritu", él no es "un erudito como Brenan, ni mucho menos".

"Supongo que a él le habría gustado lo que hicimos de afincarnos en un cortijo abandonado y emprender una nueva vida", ha señalado Stewart, al que le "encantaba" esquilar ovejas, pero ahora está "contento" de poder vivir de la escritura.

Para él, escribir su primer libro fue "un reto", que se lo publicaran, "el segundo reto", y cuando además empezó a tener un éxito tan grande se quedó "deslumbrado".

"Es la cosa más excitante que se puede imaginar, un millón y medio de ejemplares, no habiendo estudiado nada. Me gustaba mucho vivir de esquilar ovejas, pero vivir de escribir tiene sus buenos aspectos, no se ensucia uno y no hay esfuerzo físico".

En su faceta de escritor "hay días malos", aunque le resulta "muy fácil" escribir unos libros que, admite, no son "gran literatura ni clásicos, pero parece que dan mucho placer a mucha gente".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha