eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Colombia exhibe en París sus luces y sombras a través del cine "en femenino"

- PUBLICIDAD -

Denuncia, memoria, intimismo y humor protagonizan el cine documental colombiano, presentado en París con ocasión del festival 100 % Doc, que dedica su tercera edición a este país y a sus mujeres cineastas.

La sensibilidad y la belleza contrastan con la militancia y el compromiso en el cine documental de este país, que explora toda su variedad en "Colombia: la mirada femenina", en el Forum des Images de París.

La historia reciente de Colombia con sus luces y, sobre todo sus sombras, se esboza a través de diferentes generaciones de mujeres cineastas, desde la pionera Marta Rodríguez, en activo a sus 84 años, hasta la joven Catalina Mesa, que acompañó el pasado martes el preestreno de su primer largometraje en la capital francesa.

"Jericó, el infinito vuelo de los días" rescata la belleza y la memoria de las mujeres de este pueblo del interior que, con mucho humor, enfrentan los estragos de unas vidas marcadas por el desamor, la muerte, la soledad, la pobreza o el conflicto.

Unas heridas que, en palabras de Mesa, el país no ha conseguido aún curar.

La directora colombiana afirmó, en declaraciones a EFE, que su país "tiene una fascinación por su lado oscuro" y por las narrativas de violencia, una apuesta que ella por el momento evita para hacer un cine documental "optimista".

En el lado opuesto se sitúa Marta Rodríguez, madre del cine documental colombiano que, desde el estreno en 1972 de "Chircales", sobre los niños que trabajaban en la fabricación de ladrillos, se ha convertido en la voz de los desahuciados de Colombia.

Las comunidades indígenas, los desplazados por el conflicto, los campesinos y los afroamericanos son los protagonistas de su obra, que ella misma califica de "ojo observador" que participa de la vida de todos ellos.

El cine de Patricia Ayala, en línea con Rodríguez, destaca por el encuentro entre director y actor, por una sensibilidad que escucha, que recibe, que ni confronta ni se impone.

En "Don Ca" (2012), la directora hace una llamada a la verdadera libertad a través de la vida de Camilo Arroyo, un colombiano que se margina de los "caminos correctos" para ser fiel a sí mismo y a sus valores.

Para él, la felicidad es la distancia que hay entre lo que se tiene y lo que se quiere y "cuando no quieres nada, lo tienes todo".

"Don Ca" es, además, una denuncia de un estilo de vida que siempre quiere más y mejor, y de una cultura cada vez más extendida de la insatisfacción permanente.

Estas directoras son la prueba de un cine documental que se abre hoy más que nunca a la mujer colombiana, delante y detrás de las cámaras.

La diversidad de la mujer y del cine colombiano se dan así cita en este festival, que expondrá los trabajos de otras 16 directoras hasta el próximo martes.

Hasta entonces, los espectadores podrán conocer a estas tres y a otras seis realizadoras que estarán presentes en la visualización de sus filmes así como en coloquios y debates en torno a la mujer, la historia y el cine colombianos.

La muestra es uno de los 350 eventos organizados en el marco del año Colombia-Francia, una iniciativa destinada a reforzar los intercambios entre ambos países en áreas como la cultura, la innovación, la economía y el turismo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha