eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Córdoba también llena de flores sus rejas y balcones

- PUBLICIDAD -
Córdoba también llena de flores sus rejas y balcones

Córdoba también llena de flores sus rejas y balcones

La coplilla granadina "niña asómate a la reja que te tengo que decir una cosita a la oreja" cobra vida durante el Mayo Cordobés, donde las flores salen de los patios para adornar rejas y balcones en un concurso que este año ha premiado a un matrimonio del popular barrio de la Axerquía Norte.

"¿Que hemos ganado?, ¿no me digas? Espera que llamo al jardinero de la casa, Miguel", ha reaccionado Aurora, la esposa de un albañil jubilado de 74 años que se pasa el año subido a una vieja escalera de madera para mimar las preciosas gitanillas que cuelgan hasta el alféizar de su casa, en la calle Diego Méndez número 5, en el popular barrio de la Magdalena.

En pleno corazón de la Axerquía Norte, este matrimonio de septuagenarios y su fiel perrilla -con más achaques que ellos si cabe-, se ha alegrado mucho esta mañana con el fallo del jurado del concurso popular de Rejas y Balcones que organiza el Ayuntamiento de Córdoba y que ha premiado a sus balcones, de estilo francés con espesas matas de gitanillas chinas.

"Llevo 35 años cuidando mis balcones y no dejo las gitanillas crecer más porque la gente las arranca al pasar" ha contado Miguel, que además "tiene la terraza preciosa de macetas, porque le encanta la jardinería" como ha apuntado con cariño su esposa.

"Ea, vamos a llamar a los niños para contárselo", ha dicho Aurora mientras cerraba la puerta después de un buen rato elogiando a su esposo, que ha explicado con detalle cómo cuida las matas, corta las hojillas secas, riega y poda para que quien pasee por las serpenteantes callejuelas del barrio se pare a admirar sus flores, este año en tonos lilas.

El segundo premio del concurso, el balcón y la reja de la calle Manuel Soro "Tinte" número 3, también se ha quedado en esta zona tranquila, de casitas bajas e iglesias fernandinas -San Lorenzo, San Agustín-, desconocida para los turistas pero donde permanece la esencia de los piconeros, artesanos y plateros cordobeses que durante los siglos pasados habitaban en ella.

"Tenemos patios tradicionales, balcones y rejas preciosas, tabernas donde se disfruta del vino y el buen comer, es el espíritu de Córdoba", ha explicado el cocinero y "regente" de la Sociedad de Plateros de la calle María Auxiliadora, Manolo Bordallo, en cuya típica fachada roja y albero predominan en mayo gitanillas color buganvilla, aunque fuera de concurso por ser un establecimiento.

"Llevo desde que me quedé con el restaurante, hace 16 años, adornando las rejas y los balcones en mayo", ha contado el restaurador que cuida al detalle la taberna, donde las mesas están en un típico patio cordobés con columnas y repleto de flores y lienzos de Julio Romero de Torres.

En la calle denominada como el pintor cordobés, en el número 9, están los balcones y rejas ganadoras del tercer premio del concurso; en la calle Fernando López Diéguez, la calle Encarnación y la calle Martín de la Roa pueden verse el resto de ganadores de un certamen que preserva una tradición tan de Andalucía como era la de "pelar la pava" a través de los barrotes de hierro cuando las parejas comenzaban a "hablarse".

Está registrado el año 1919 como el primer concurso de Escaparates y Balcones Adornados promovido por el alcalde de la ciudad de entonces, Francisco Fernández de Mesa, que premió las primeras decoraciones florales de las fachadas.

Este año han sido 25 los participantes, la mayoría de las rejas saledizas, los típicos barrotes que sobresalen de la pared, que junto a balcones franceses, con hueco para las flores, no solo llegan de color los patios, sino todas las callejuelas de Córdoba en mayo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha