eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

David Miró teoriza sobre el periodista político como "guardián de democracia"

- PUBLICIDAD -
David Miró teoriza sobre el periodista político como "guardián de democracia"

David Miró teoriza sobre el periodista político como "guardián de democracia"

El periodista David Miró teoriza en el libro "Periodismo samurái. Las claves para ser un buen periodista político" (Editorial UOC) sobre el rol supremo que a su juicio desempeña el periodista político, que con su concepción casi ascética de la profesión se erige en "guardián de la democracia".

Miró (Borriana, Castelló, 1973), profesor de periodismo político en la Universitat Pompeu Fabra y que adquirió experiencia en este terreno primero en COM Ràdio (1997-2007), luego en el diario Público (2007-2009) y hoy en el diario Ara, del que es subdirector, concluye que el periodista político ideal pertenece a una "raza especial", comprometida con la "verdad" y cuya función es clave para la buena salud del sistema democrático.

Para formar parte de esta "hermandad", de esta "selecta cofradía", el periodista "samurái" que debe lidiar con el día a día político tiene que asumir una serie de normas casi monacales para no mancharse en su labor y preservar intacta su credibilidad.

"Si queremos asumir el rol de informadores sin mácula hemos de mantenernos a un metro de distancia de este mundo que es nuestro objeto de estudio", reflexiona en la obra.

Para Miró, "el periodista político ideal es alguien que nadie sabe qué piensa, un ser indescifrable para los políticos, pero que transmite confianza al lector, porque sabe que no lo está engañando, que no está a sueldo de nadie más que del ejercicio del periodismo libre", lo que sólo está al alcance de "una minúscula elite de samuráis".

¿Qué pasaría, se pregunta Miró, si todos los medios de comunicación acabasen ofreciendo información parcial, de trinchera, únicamente obsesionados en despedazar al adversario político y tapar las vergüenzas de los que considera de su propio bando?

"Si no hay este espacio neutro de intercambio de información y de ideas aceptado por todos y facilitado por profesionales del periodismo, la democracia está muerta", advierte.

Precisamente por encontrarse en el centro de luchas sin escrúpulos por el poder, el periodista político representa una "presa codiciada" por cualquier actor del mundo de la política.

"El periodista político se dedica a buscar noticias como cualquiera de otra sección, pero su labor es más complicada, porque la presión que tiene que soportar es enorme, hace de intermediario entre el poder político y el pueblo y la carrera de los políticos dependen muchas veces de sus informaciones", argumenta Miró en una entrevista con Efe.

El proceso soberanista en Cataluña, que ha polarizado en buena medida la sociedad catalana entre partidarios y detractores de la independencia, "pone a prueba" al periodista, que debe ser capaz de explicar este debate con tanta imparcialidad como sea posible, de manera que el lector "no sepa por qué opción se inclina".

Miró alerta de que el "periodista samurái" es una especie "en peligro", debido a la "debilidad" de los medios: los públicos deben lidiar con la tentación de "control gubernamental", mientras que los privados sufren la crisis de la prensa y quedan en manos de poderes económicos que pueden condicionar los contenidos que se publican.

Por este motivo, subraya el autor, "es muy importante consumir medios de comunicación pagando por la información que ofrecen".

"El ciudadano debería entender que pagando por la información está contribuyendo a pagar él directamente el sueldo del periodista y ayuda a liberarlo de la dependencia de otros poderes. Es una manera de fortalecer la democracia", razona.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha