eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

David Nicholls: "El matrimonio es una fuente inagotable de dolor y comedia"

- PUBLICIDAD -
David Nicholls: "El matrimonio es una fuente inagotable de dolor y comedia"

David Nicholls: "El matrimonio es una fuente inagotable de dolor y comedia"

El escritor británico David Nicholls cree que la familia y el matrimonio son "una fuente inagotable de dolor y de comedia", un material que recupera en su nueva novela que, frente a sus anteriores obras que terminaban en el momento en el que los protagonistas se juntan, comienza cuando la relación se desmorona.

"Nosotros", publicada en castellano por Planeta, es el título de la última novela de este escritor, que alcanzó la fama con "Siempre el mismo día", una obra que se llevó a la gran pantalla en 2011 con Anne Hathaway como protagonista, y que en 2014 ha sido el ganador del Specsavers National Book Award en la categoría de Autor del año.

Consciente de haber escrito un comienzo "terriblemente triste", en "Nosotros", eso sí, siempre teñido de humor, el autor británico explica que el empeño del protagonista en que su mujer no le abandone era para él "un potencial muy alentador", según explica en una entrevista con Efe.

Antes de que su hijo adolescente se marche a la universidad, Douglas y Connie han planeado hacer los tres juntos un viaje por Europa. Pero justo antes de emprender el "gran tour", Connie le confiesa a Douglas que, una vez su hijo haya dejado el nido, ella quiere separase, pues ya no siente que tengan ningún proyecto en común.

Con esa "losa", la familia empieza el viaje y Douglas decide convertir lo que parecen las "últimas" vacaciones en familia en un viaje que todos recuerden y le sirvan para hacer recapacitar a su mujer. Los hoteles están reservados, el itinerario hecho: París, Ámsterdam, Múnich, Florencia, Venecia, Madrid y Barcelona les esperan.

"Douglas es un hombre decente, un personaje romántico, sabio y gracioso en su interior, con una gran capacidad de autocrítica, pero no es capaz de expresar eso en su comportamiento y en sus relaciones con los demás", explica el autor.

El punto de partida de la novela fue, recuerda Nicholls, una conversación con una amiga que le dijo que se veía separada de su marido cuando sus hijos se fueran de casa: "La idea me horrorizó en el momento pero es muy común que, cuando se rondan los 50 años, se piense que aún quedan otros muchos más con la persona con la que estás y que sigue habiendo tiempo para volver a empezar".

El autor no quería recurrir al cliché del varón de mediana edad que entra en crisis y huye del matrimonio y por ello Douglas es un "hombre que adora a su mujer y no puede imaginar una vida sin ella. Creo que así es más interesante y conmovedor", dice.

Nicholls tampoco quería "ser cínico sobre los matrimonios en general" y por eso Douglas y Connie "son fundamentalmente buenos pero han llegado a un sitio difícil en el que se preguntan si hay que seguir o no".

Douglas va contando a lo largo de la novela las vicisitudes del matrimonio, revisando el pasado, cómo conoció a Connie, cómo se enamoraron, sus primeros años juntos, la pérdida de su primer bebé y la llegada de su hijo, muy unido a su madre y fuente de conflictos en la actualidad.

Con su sentido del humor y su tendencia a decir siempre lo menos adecuado en cada momento, el protagonista se enfrenta a clichés como la idea de que en una relación sentimental hay que hacer reír siempre a la pareja y que compara con una comedia televisiva de años y años de duración.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha