eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

"El hombre que mató a Don Quijote" ha vuelto "supersticioso" a Terry Gilliam

- PUBLICIDAD -
"El hombre que mató a Don Quijote" ha vuelto "supersticioso" a Terry Gilliam

"El hombre que mató a Don Quijote" ha vuelto "supersticioso" a Terry Gilliam

El actor y director británico Terry Gilliam, figura legendaria del cine de los últimos cincuenta años y miembro de Monty Python, se ha vuelto "supersticioso" a causa de los sucesivos intentos fallidos de rodar "El hombre que mató a Don Quijote", considerada una "película maldita".

"Siempre que he hablado de esta película ha ocurrido algo malo y el proyecto no pudo hacerse, así que he decidido no decir nada a ver si cambia la suerte", ha dicho el cineasta en una entrevista concedida a Efe coincidiendo con su asistencia al Festival Internacional de Cine de Gijón, que le ha galardonado con el Premio de Honor del certamen.

Guillian sólo ha dicho que el proyecto, que lleva intentando llevar a la pantalla desde 1990, "se mueve hacia adelante", tras fracasar en seis ocasiones por problemas financieros, por la enfermedad del actor Jean Rochefort e incluso por una riada que arrasó el decorado en pleno rodaje.

La página web del director hace referencia a "El hombre que mató a Don Quijote" con una sola palabra: "próximamente", y no da ningún otro detalle.

El director ha asegurado que "desde luego" en caso de que finalmente la película pueda hacerse, después de que fuera retomada y cancelada en seis ocasiones, se rodará en escenarios de las Islas Canarias y de la península ibérica.

El caótico y frustrado rodaje de la historia del Quijote de Gilliam, que tenía como protagonista a Johnny Depp, dio como resultado un documental titulado "Lost in la Mancha" con el material de lo que iba a ser el "making off" del largometraje.

Gilliam celebró ayer su 74 cumpleaños y recibió como regalo una réplica en miniatura de la estatua de El Quijote y Sancho Panza, montados sobre sus sendas cabalgaduras, que se encuentra en la Plaza de España en Madrid.

Se ha tomado con humor el regalo "poco original" que le han hecho, porque todo el mundo le regala figuras de "El Quijote" y tiene "tantas" que "podría hacer una película de animación con ellas".

El director británico pasó su cumpleaños visitando los Picos de Europa, en la Cordillera Cantábrica, y quedó "fascinado" por "esas montañas fantásticas", pero no rodaría allí su versión del personaje de Cervantes.

"Queda muy lejos de Madrid, y además parecería una película del Quijote en Suiza, y en vez de enfrentarse a los molinos de viento tendría que dar la batalla contra los banqueros y eso es siempre muy difícil", ha dicho.

Gilliam ha explicado que emigró de Estados Unidos a Inglaterra al descubrir que en esa época Londres era el "centro cultural del mundo", en el cual el director Ricard Lester, al que admira, tenía un "papel determinante".

La obra de Lester, especialmente las películas que hizo con Los Beatles ha sido "inspiradora" en su vocación por el cine y uno de los "factores fundamentales", de su decisión de radicarse en el Reino Unido.

Gilliam ha recordado que su admiración por Lester le llevó a conocerle, a compartir aficiones, y a "hacerse amigos entrañables".

El director ha asegurado que la película más difícil que ha hecho ha sido "El secreto de los hermanos Grimm" en España, a causa de los "caprichos" de los productores que "muchas veces creen que son ellos los directores".

En el resto de su filmografía no ha tenido "muchos problemas" con la producción, porque, ha dicho haber aprendido a "solucionarlos de manera diplomática".

Para Gilliam, rodar una película consiste en "superar la tensión creada entre el dinero y el tiempo disponible, como la vida misma".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha