eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Doris Salcedo, en el Museo Thyssen-Bornemisza

- PUBLICIDAD -
ARCO a todo color llega a los escaparates

ARCO a todo color llega a los escaparates

Una emblemática obra de la artista colombiana Doris Salcedo, fechada entre 1988 y 1990 y perteneciente a la Colección del Banco de la República de Colombia, se exhibe en el Museo Thyssen Bornemisza como "Obra invitada" con motivo de la presencia de este país como invitado de honor en ARCO.

Premio Velázquez de Artes Plásticas y Premio Hiroshima de Arte, la obra de Doris Salcedo (Bogotá, 1958) plantea metáforas sobre la violencia y sus víctimas anónimas y en ella, los objetos cotidianos se presentan como un testimonio de aquellos que desaparecieron. Así, la artista transforma el arte en una forma de denuncia política y un espacio de memoria

Ángela Pérez, subgerente del Banco de la República, afirmó durante la presentación de la escultura que esta pieza entró en la colección del banco en 1990 gracias al proyecto "Nuevos nombres", cuando Doris "era una joven artista".

En su opinión se trata de "una obra muy especial", producto de una reflexión sobre una masacre en una región golpeada con la guerra en los años 90.

La escultura esta formada por unas camisas reales, dobladas, atravesadas por unas barras de metal. En esta "reflexión sobre los ausentes, hay recuerdos que hay que doblar y volver a doblar y así poder recordar, ya que no queda más", según Ángela Pérez, para quien es una obra "puramente colombiana" que representa lo que ha sucedido en el país.

"Ella dice que nos hemos insensibilizado, que ya no podemos llorar y está obra está ahí para que se recuerde lo sucedido", afirmó.

Para Guillermo Solana, director artístico del Thyssen-Bornemisza, la escultura, que permanecerá en el museo hasta el 24 de mayo, "tiene mucho valor emblemático" y se sitúa después del auge del minimalismo "que había destronado a la figura humana y convertido la escultura en puro arte del mobiliario".

Doris Salcedo conectó con una generación postminimal "que opera con mobiliario y objetos cotidianos, pero recargándolos de afectos y emociones. Partiendo de la poética minimalista, introduce una visión profundamente humana".

La exhibición de la escultura de la artista colombiana se une al gran desembarco del arte de este país que se está produciendo en Madrid y en el que la Embajada de Colombia en España está teniendo un importante papel.

El embajador Fernando Carrillo Flórez consideró que la obra de Doris Salcedo "es un monumento a las víctimas, a los ausentes y ese es motivo de reflexión, es memoria. Hablar de siete millones de víctimas en 50 años es hablar de una realidad y es hablar del poder de reconciliación del proceso paz".

La obra exhibida "es todo ello" y es apostar porque "no se repita lo que le ha tocado vivir a un par de generaciones en Colombia".

Recién llegada de la primera exposición retrospectiva que dedica el Museo de Arte Contemporáneo de Chicago a la artista colombiana, la ministra de Cultura de este país, Mariana Garcés, comentó que Doris Salcedo se ha inspirado en su país para su trabajo en torno a la violencia "pero ella piensa que no es un tema exclusivo de Colombia. La violencia y las víctimas es un tema compartido en el mundo".

En las obras de esta artista, según la ministra, "no se producen actos violentos" pero está presente su simbología "a través de la poética de su trabajo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha