eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Garry Winogrand, el fotógrafo que atrapó la historia de América

- PUBLICIDAD -
Garry Winogrand, el fotógrafo que atrapó la historia de América

Garry Winogrand, el fotógrafo que atrapó la historia de América

Más de doscientas fotografías forman la exposición que la Fundación Mapfre dedica a Garry Winogrand, conocido como el "cronista de América", que fotografió la vida cotidiana y bulliciosa de la segunda mitad del siglo XX.

Se trata de la muestra más completa de las organizadas hasta ahora sobre el trabajo del fotógrafo estadounidense, considerado por John Szarkowski, entonces conservador de fotografía del MoMA, como "el fotógrafo central de su generación".

Junto a las obras más emblemáticas de su carrera, la exposición exhibe fotografías de sus últimos años, muchas de ellas hasta la fecha inéditas, que permiten por vez primera realizar una rigurosa revisión de la carrera del fotógrafo.

Con imágenes de las calles de Nueva York, de hombres de negocios, mujeres, atletas y actores famosos, hippies, rodeos, políticos, soldados, aeropuertos, manifestaciones y zoos, la muestra es un proyecto conjunto del San Francisco Museum of Modern Art y la National Gallery of Art de Washington.

Para los comisarios Leo Rubinfien, Erin O?Toole y Sarah Greenough, las imágenes de Winogrand (1928-1984), innovadoras, radicalmente imaginativas, con su composición centrífuga, sus horizontes inclinados y sus detalles misteriosos, cautivaron a todos aquellos que las veían.

Su obra, según los comisarios, combina la esperanza y la euforia que floreció tras la Segunda Guerra Mundial, "con una poderosa sensación de angustia, desvelando un país que parecía estar simultáneamente en la cima de sus capacidades y a punto de perder el control".

Pese a su prematura muerte a causa de un cáncer, su obra fue muy prolífica. Para él era más interesante el acto de tomar imágenes que imprimir fotografías, editar libros o concebir exposiciones, por lo que permitía a otras personas que realizaran estas actividades en su lugar.

A su fallecimiento en 1984, quedaron aproximadamente 6.500 carretes sin revelar, unas 250.000 fotografías que jamás habían sido vistas.

Winogrand alcanzó en vida un importante reconocimiento y expuso en importantes museos. Editó cinco libros, "The Animals" (1969), "Women Are Beautiful" (1975), "Garry Winogrand" (1976), "Public Relations" (1977) y "Stock Photographs" (1980), en los que se muestra una pequeña parte de su obra.

Dividida en tres grandes apartados, la exposición se inicia con "Bajando desde el Bronx" en referencia al nacimiento del fotógrafo que pronto se trasladó a Manhattan, corazón de Nueva York que se convirtió en escenario principal de sus fotografías de los 60.

Fotógrafo de las calles americanas, se le ha relacionado con Diane Arbus y Lee Friedlander con quienes compartió la exposición "New Documents" en el MoMA de Nueva York.

En este apartado se pueden contemplar imágenes de la década de los 50, en la que Estados Unidos vivía una época de desarrollo y creatividad, pero con sucesos como la Guerra de Corea. Nueva York era para Winogrand un teatro popular en el que se representaban continuamente dramas grandes y pequeños, espontáneos y preparados, cómicos y trágicos.

"Un estudiante de Norteamérica" hace referencia a una afirmación del artista, quien se consideraba más un estudiante de Norteamérica que de la fotografía.

Tras atravesar el país en 1955, se interesó por la cultura de los barrios residenciales y el floreciente suroeste americano. Recorrió Los Ángeles, San Francisco, Dallas, Houston, Chicago, Ohio, Colorado.

Recogió imágenes de manifestaciones y movimientos pacifistas y contraculturales de la década de los sesenta, derivados de la Guerra de Vietnam, o la crisis de los misiles, reflejando en sus fotografías un sentimiento de desintegración nacional.

El amplio recorrido finaliza con "Auge y declive" donde se muestra su última etapa tras su salida de Nueva York en 1971 hasta su muerte en 1984, con imágenes de Texas, California del Sur, Chicago, Washington o Miami, entre otros.

Además, incluye una pequeña selección de imágenes de sus regresos puntuales a Manhattan, en las que se refleja una sensación de desolación, hasta entonces ausente en su obra.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha