eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El Generalife recupera su pasto con un rebaño monumental

- PUBLICIDAD -
El Generalife recupera su pasto con un rebaño monumental

El Generalife recupera su pasto con un rebaño monumental

El Patronato de la Alhambra y el Generalife suma hoy a sus peculiaridades 660 ovejas, un rebaño que se alimentará en la dehesa del recinto monumental durante un mes como iniciativa para recuperar el pastoreo que antaño se ganó hasta un trozo de monumento, la Puerta de los Carneros.

Un día y media noche de camino por vías pecuarias ha permitido a las 660 ovejas de raza segureña mezclada con murciana, que dirige el pastor Francisco Plaza, pacer como sultanas en la Dehesa del Generalife, el parque periurbano que blinda la Alhambra plagado de olivos ecológicos.

Este rebaño trashumante convertirá los terrenos nazarís en su particular prado durante un mes o mes y medio, el tiempo que tarden en comerse lo que hasta ahora se desbrozaba a mano.

El rebaño ha encontrado el manjar en este protegido espacio gracias a un proyecto para recuperar el pastoreo en el recinto alhambreño, que han impulsado el Patronato y las delegaciones de Agricultura y Medio Ambiente de la Junta.

El objetivo es reconquistar las vías pecuarias y la ganadería que reinó en la zona hace ocho siglos, esas idas y venidas de pastores con ovejas o cabras que representaban un pilar básico de la economía bereber y nazarí.

El director del Patronato de la Alhambra, Reynaldo Fernández, ha explicado que el siglo XX sirvió para plantar las bases científicas de la rehabilitación de inmuebles del monumento, el más visitado del país, pero que el XXI será clave para la recuperación de paisajes y enclaves históricos, como era hasta hoy pastar en el entorno.

El ganado trashumante que pretende reconquistar el Generalife ha llevado desde hoy el sonido de cencerros y balidos a la paz del entorno y volverá dos veces al año, si la hierba lo permite, para reducir el peligro de incendios y recuperar tradiciones ancestrales.

Lo hará con la dirección recta de su pastor, un hombre de 62 años, la tercera generación en el oficio, que se apoya en un burro para espantar zorros y un perro al que "con la bulla" se ha dejado en casa, y que quiere aprovechar las tres horas de descanso al día para ver la Alhambra.

"La Alhambra la he visto pero no mucho, y es preciosa. No la he visitado mucho porque no tengo tiempo, pero hay unos patios de los leones que son preciosos, unos arcos...", ha explicado Plaza deseoso de alimentarse de los secretos del monumento tras "la paliza" de siete kilómetros que lleva hoy junto a sus ovejas.

El delegado de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Manuel García Cerezo, ha recordado que lo inusual de estas ovejas servirá para dar mayor visibilidad a la trashumancia y reforzará la apuesta por una agricultura y ganadería ecológicas.

La responsable provincial de Medio Ambiente de la Junta en Granada, Inmaculada Oria, ha considerado que esta apuesta por recuperar el pastoreo refrenda la importancia de este patrimonio inmaterial, pero juega además un papel importante en la prevención de incendios y en la conservación medioambiental.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha