eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Guatemala venera a la virgen de Guadalupe, "la madre de todos los niños"

- PUBLICIDAD -
Guatemala venera a la virgen de Guadalupe, "la madre de todos los niños"

Guatemala venera a la virgen de Guadalupe, "la madre de todos los niños"

Más de cinco horas lleva Juan Alberto esperando frente a la iglesia Guadalupe de la capital de Guatemala con su pequeño Juan Fernando, de solo un año, en brazos: "Tenemos que cumplir con la tradición y ofrecer al niño para que cuide de él".

Cada 12 de diciembre miles de guatemaltecos peregrinan hasta el santuario de Nuestra Señora Virgen María de Guadalupe, coronada por una cúpula azul que domina el horizonte, para pedir a la virgen que proteja a sus vástagos.

"Es la madre de todos los niños", repite sonriente Juan Fernando, protegiéndose del sol que comienza a calentar la mañana.

A su lado, el pequeño Juan Fernando permanece dormido en brazos de su madre. Es la primera vez que viene, mas volverá a hacerlo cada año hasta que cumpla 7: así lo dicta la tradición.

Al santuario, ubicado en la zona antigua de la capital, ha llegado gente de todo el país: a esta hora de la mañana el atrio de la iglesia está atestado.

En el interior, son más de un centenar las personas que escuchan la homilía, mientras decenas más se agolpan en los laterales para encender una vela: "una por cada una de mis nietos", aclara Humbelina Sánchez.

Ataviados con los coloridos trajes tradicionales, los dos bebés duermen y la joven Nicole, de inmensos ojos azabache, no se separa del regazo de su abuela.

"Venimos aquí todos los años y siempre traemos a los niños", explica Humbelina, a quien acompañan también sus dos hijas y el único varón.

"A la virgen le pedimos salud", añade mientras espera su turno para encender las velas, cuyo reflejo llameante envuelve ya toda la iglesia.

Afuera, el calor comienza a apretar y algunos niños reclaman ya un descanso, o cuando menos un granizado que alivie su sed. Hoy, sus padres no les niegan el deseo: la ofrenda a Guadalupe es por ellos.

En uno de los laterales de la iglesia, la fila de devotos copa ya la calle: "desde la medianoche, puedes encontrar gente que espera desde la medianoche", afirma Juan Alberto.

Él, junto al pequeño Juan Fernando, su mujer y algunos familiares más llevan en la iglesia desde las 04:00 de la mañana, tras una viaje de más de una hora desde el interior del país.

La tradición dice que durante 24 horas, hasta la medianoche de hoy, las familias guatemaltecas podrán ofrecer a sus hijos para lograr la protección de la virgen de Guadalupe: cuando la procesión vuelva al templo, al acabar el día, se habrá terminado también la posibilidad de acudir al socorro divino.

Juan Fernando llegará a tiempo: su familia es la próxima en entrar al templo. Después llegará el momento de comer unos tacos o unas tortitas y beber un granizado.

Puede que también compren algo de ropa en el mercadillo que se extiende en los alrededores del templo. Lo que seguro no faltará en sus bolsillos es una estampita de la Virgen de Guadalupe.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha