eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

"I'm not Madame Bovary", miserias de la administración china y perseverancia

- PUBLICIDAD -
"I'm not Madame Bovary", miserias de la administración china y perseverancia

"I'm not Madame Bovary", miserias de la administración china y perseverancia

"La perseverancia trae ventura", es una de las frases más repetidas del libro de oráculos chino I Ching, una enseñanza que bien podría aplicarse a la protagonista de "I'm not Madame Bobary", aunque ella acarrea desventuras, y muchas, a la administración china, a la que saca los colores.

El filme dirigido por Xiaogang Feng y protagonizado por Fan Bingbing, la gran estrella del cine chino, se ha presentado hoy en la Sección Oficial del Festival de Cine de San Sebastián, y narra la obcecación de una campesina por anular el divorcio ficticio que acordó con su marido. Finalmente éste aprovechó la ocasión para casarse con otra mujer.

Este incidente provoca en Li Xuelian (Fan Bingbing) una indignación desmesurada que le lleva a emplear diez años de su vida en demandar el caso ante los tribunales y las autoridades de su país.

Es en este periplo, donde Li Xuelian se encuentra con funcionarios de administraciones locales, regionales o judiciales a los que la película retrata en sus miserias.

Unos tratan de escabullir el bulto y delegan los problemas en los subordinados y otros se ven sobrepasados por una campesina que hace peligrar sus puestos.

Pequeñas corruptelas a cambio de favores para colocar a familiares o para progresar en la aparatosa jerarquía administrativa china son la manera de operar de estos empleados públicos, que tal y como confiesa uno de ellos en el filme, nunca "miran afuera sino arriba", a los escalones más altos de la jerarquía, bien por miedo , bien por afán de subir un peldaño en la escala.

Sin embargo, todo el relato mantiene un tono de fábula al que contribuye que parte de la película esté proyectada en un formato redondo, "porque gran parte del arte chino está elaborado dentro de círculos", ha explicado Feng en la rueda de prensa.

El humor negro es otro de los ingredientes de esta "historia", que "tiene mucho de absurdo" por el empecinamiento inexplicable de la mujer, pero que atrajo a Feng, que ha tardado cinco años en obtener los permisos oficiales para llevarla a cabo, porque "tiene un trasfondo mayor".

"Se trata de una ficción pero tiene un fuerte vínculo con la vida real", ha indicado.

Sobre si la película ha sido aprobada por el Gobierno chino, el director ha contestado con un lacónico: "se puede no responder a esa pregunta".

Feng ha atribuido a los problemas de traslación del idioma chino en sus películas el hecho de que no se presente a demasiados festivales internacionales y ha rechazado que haya sentido presiones a la hora de hacer sus películas.

Ajeno a la proliferación de campañas desarrolladas en España en prevención de las agresiones sexuales, Feng ha señalado, al ser preguntado en relación a una escena de su película, que cuando "una mujer dice no, a veces no es así".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha