eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Las "Llamadas de Otoño" calientan las calles de Montevideo a ritmo de candombe

- PUBLICIDAD -
Las "Llamadas de Otoño" calientan las calles de Montevideo a ritmo de candombe

Las "Llamadas de Otoño" calientan las calles de Montevideo a ritmo de candombe

Con la llegada del frío al hemisferio austral, las comparsas de negros y lubolos del carnaval uruguayo volvieron a marchar por las calles de Montevideo para calentar el ambiente a ritmo de candombe en el multitudinario desfile de las "Llamadas de Otoño", que alcanzó hoy su undécima edición.

De raíz solidaria, el desfile nació como una forma de incentivar donaciones de ropa y alimentos no perecederos para el hospital público de ancianos Piñeyro del Campo, en Montevideo, consolidándose a lo largo de los años como un apéndice más del interminable carnaval uruguayo, que se extiende por 40 días entre los meses de febrero y marzo.

"Hicimos una primera Llamada para que la gente trajera alimentos no perecederos y fue un éxito, por lo que continuamos haciéndolo en plan benéfico", dijo a Efe Rubén Olariaga, director de la comparsa La Figari e impulsor de la iniciativa desde sus inicios.

Este año, Olariaga pidió a aquellos que quisieran hacer donaciones que trajeran principalmente ropa, dado que los ancianos ingresados en el Piñeyro del Campo, en muchos casos, "tienen una dieta estipulada" que no casa con los alimentos no perecederos.

"Por lo que si se les lleva ropa para que pasen el invierno les viene mucho mejor", añadió Olariaga.

A ella se sumaron hoy otras 30 agrupaciones de negros y lubolos de todo Montevideo, entre las que se encontraba la ganadora del desfile de Llamadas del último carnaval, Elumbé.

En ninguna de ellas faltaron los elementos tradicionales que sacan a relucir en el carnaval, si bien los a veces casi inexistentes vestidos de las vedetes y las bailarinas se tornaron hoy en prendas más convencionales que entonces debido al frío que presidió la jornada.

Como es costumbre, los portaestandartes y portabanderas abrieron el desfile de cada comparsa, seguidos de los personajes típicos de la fiesta: los gramilleros o brujos, las mama viejas, los escoberos y las vedetes.

Continuaban las bailarinas, moviéndose al ritmo de los tamborileros, que cerraban cada grupo y calentaban la fría, aunque soleada, tarde montevideana al son del candombe, expresión del folclore uruguayo que llegó al país con los esclavos africanos.

También desfilaron las reinas del carnaval y de las Llamadas 2015, que abrieron la marcha, además de dos escuelas de la ciudad con sus chicos pequeños.

"Las comparsas una vez que empiezan a tocar no tienen frío, lo importante es que no llueva", subrayó Olariaga.

El organizador se mostró agradecido por la respuesta que ha dado la gente a este evento año tras año, y destacó el "disfrute total" que supone salir a tocar y a bailar sin la competencia entre comparsas que hay en el carnaval, sólo por divertirse.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha