eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Madrid medita sumido en la engañosa placidez de José González

- PUBLICIDAD -
Madrid medita sumido en la engañosa placidez de José González

Madrid medita sumido en la engañosa placidez de José González

Así como su nombre, aparentemente anodino en el orbe hispanohablante, los medios de los que se sirve José González para hipnotizar a una nutrida parroquia, como la congregada esta noche en Madrid, son muy sencillos (voz y guitarra), pero con ellos ha demostrado que hay músicas que invitan a la meditación.

El sueco de origen argentino es el hombre de moda en el ámbito "indie", portada de los medios más prestigiosos tras la publicación esta semana de "Vestiges & Claws", el disco que le ha traído a iniciar su gira europea con todas las entradas agotadas en la capital española.

Unas 1.500 personas han abarrotado La Riviera de Madrid para escuchar sus primeras canciones en solitario desde que hace ocho años publicara su segundo disco, "In our nature", un paréntesis en el que, entre otras cosas, revitalizó su banda de rock, Junip, y compuso la BSO de "La vida secreta de Walter Mitty".

En el título de este tercer largo, en esos vestigios a los que alude, se hace patente su formación como bioquímico y una preocupación por lo que queda con el paso del tiempo, también por la importancia de construir una sociedad con bases fuertes en la que quede tiempo, entre otras cosas, para disfrutar.

Son sus canciones más hippies, reconoce, y eso ha quedado demostrado en el espíritu del concierto de hoy, en el que ha hecho bueno el lema de esa "congregación sin dios que celebra la vida" de su último vídeo, "Leaf off/The cave", que defiende un lema: "Vive mejor, ayuda un poco y dejáte sorprender más".

Durante hora y media de concierto y casi dos decenas de canciones folk con alguna programación electrónica, esa es la lección que ha imbuido González en su público, el cual, sumido en un engañoso estado de placidez, buenrollismo y arrumacos, despertaba ante temas engañosamente sencillos que se desbocaban al final con crecientes percusiones africanistas y virtuosos punteos de guitarra.

"¡Qué buen público!", no ha tenido por más que decir el músico de forma espontánea ante los aplausos y el buen ambiente creado en la sala, en la que se han escuchado cortes nuevos como "Every age" o "With the ink of a ghost", en el que se hace patente también la influencia de Silvio Rodríguez, heredada de las escuchas paternas.

El júbilo general ha sido mayor aún cuando han sonado clásicos de su repertorio como "Crosses", de su disco "Veneer" (2003), "Down the line", de "In our nature" (2007), o "Heartbeats", la versión del tema de The Knife que lo lanzó a la fama tras su inclusión en un famoso comercial, con miles de pelotas de colores cruzando San Francisco.

Famoso por sus adaptaciones musicales, esta noche no ha olvidado incluir unas cuantas más, muy destacables para más inri, como "Teardrop", de Massive Attack, o "This is how we walk on the moon", de Arthur Russell.

El broche de la velada, tras el canto de emponderamiento colectivo que es el citado "Leaf off/The cave", de lo más contagioso y positivo del nuevo disco, lo ha puesto con dos temas de su banda, Junip: "Always" y "Walk lightly".

Mañana pasará por Lisboa y después otras tres ciudades españolas tendrán la oportunidad de bajar revoluciones: Barcelona (L'Auditori, día 20), Santiago de Compostela (sala Capitol, 21) y Murcia (Auditorio y Centro de Congresos Víctor Villegas, día 22).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha