eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

"Maridos y Mujeres" sube el diván de Woody Allen al escenario chileno

- PUBLICIDAD -
"Maridos y Mujeres" sube el diván de Woody Allen al escenario chileno

"Maridos y Mujeres" sube el diván de Woody Allen al escenario chileno

Tres sofás a modo de divanes presiden el escenario del Teatro Municipal de Las Condes, en Santiago de Chile, donde este jueves se estrena "Maridos y Mujeres", una adaptación teatral de la ácida comedia cinematográfica en la que Woody Allen "disecciona el complejo mundo de las parejas".

Así lo explicó hoy a Efe el director español del montaje, Àlex Rigola, quien pisa por segunda vez los escenarios del país austral tras haber estado en 2008 con una versión teatral de "2666", la monumental novela de Roberto Bolaño.

"Fueron felices y comieron perdices", coletilla que acompaña el final de los cuentos de hadas, es la idea que Rigola busca desbancar en "Maridos y Mujeres", obra que desvela el oculto mundo de las relaciones de parejas veteranas para el que nadie nunca está preparado.

Se trata, según el director español, de "una perfecta disección del verdadero mundo de la pareja que, a diferencia del que nos muestra la sociedad, realmente empieza mucho después del 'The End' de las películas".

La obra, que se podrá ver hasta el próximo 16 de noviembre en el Teatro Municipal de Las Condes, gira en torno a Álex, escritor y profesor de literatura, y su esposa Carlota, que se ven sorprendidos por el anuncio de la separación de un matrimonio, que aparentemente formaban la pareja perfecta.

Los conflictos y los sentimientos íntimos se van desvelando alrededor de tres sofás que, según Rigola, también se convierten en divanes de psicoterapia.

"Se dice que la cama es el lugar más representativo de la pareja, sin embargo, creo que el sofá es mucho más trascendental, pues es donde la pareja reflexiona, discute, se enfada y decide no hablarse", explica el director catalán.

Escrito en 1992, "Maridos y mujeres" es, según Rigola, uno de los guiones más teatrales de Woody Allen por lo que adaptarlo para los escenarios fue una tarea fácil.

"Aunque no creo que sea la película más buena del director neoyorquino, sí pienso que es el guión más teatral", asegura Rigola quien recalca que el 85 % del texto de la obra se ciñe al guión del largometraje.

La ruptura con la cuarta pared, característica de la película de Allen en la que el protagonista habla directamente a la cámara como si se tratara de su psicoterapeuta, es uno de los elementos fundamentales de la obra que Rigola ha querido preservar.

"La idea es hacer un espectáculo muy frontal en el que los personajes interpelen directamente a los asistentes, convertidos aquí en los psicoterapeutas matrimoniales", apuntó el director.

Por este motivo, Àlex Rigola sostiene que la obra puede ser terapéutica también para los asistentes, que se verán reflejados en todas las situaciones representadas.

"El teatro en general es terapéutico porque es un espacio que sirve de espejo, más cóncavo o más complejo, donde el público pueda explorar su propia realidad y analiza su situación", manifiesta su realizador.

Mirarse a uno mismo al espejo es, según Rigola, una situación que puede ser "dolorosa y no siempre fácil de digerir" por lo que el director remarca que "esta comedia hace reír pero también puede hacer llorar".

"Hay toda una serie de temas que van saliendo en la obra y que uno no habla en su vida cotidiana. Tras las bambalinas, vemos como el público ríe con la comedia, pero también ríe de nerviosismo", enfatiza Rigola.

Lo que, a su parecer, confirma que desde el característico diván del directo de Manhattan, el texto de Woody Allen, "traspasa las fronteras de la ficción y habla de la vida cotidiana de quien lo escucha".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha