eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Martín Chirino defiende "la pasión de vivir" como motor de existencia y arte

- PUBLICIDAD -
Martín Chirino defiende "la pasión de vivir" como motor de existencia y arte

Martín Chirino defiende "la pasión de vivir" como motor de existencia y arte

El escultor Martín Chirino ha invitado hoy mantener "la pasión de vivir" como motor de la existencia humana y, en especial, de la creatividad, que solo cree posible desarrollar desde el sentimiento, a pesar de las nuevas posibilidades que ofrecen los avances tecnológicos.

"Sin pasión no hay vida. El arte se hace desde donde se hace, digan lo que digan, a pesar de las nuevas experiencias, de la alta tecnología, de todo lo que hoy ha evolucionado el mundo", porque, aun con todo ello, "el arte sigue recóndito, sigue metido en la esencia del hombre" y no puede existir si no surge de ella, ha defendido Chirino en una charla con estudiantes de escultura.

De regreso a su ciudad natal, Las Palmas de Gran Canaria, al cabo de una trayectoria que le ha llevado a residir en diferentes lugares del mundo a lo largo de sus nueve décadas de vida, Chirino ha querido reunirse esta mañana con estudiantes de la Escuela de Arte y Superior de Diseño de la isla para hablar de inquietudes comunes.

Inquietudes que el escultor de fama internacional ha relatado que experimentó él en su juventud, cuando soñaba con plasmar en materiales sólidos ideas y proyectos que entonces estaban solo en su cabeza y que ha opinado que son similares a las que pueden tener en la actualidad los alumnos de entre 16 y 21 años que han asistido al encuentro organizado con él en ese centro educativo.

A todos ellos ha querido animarles a luchar por sus sueños sin temer a los obstáculos y restándoles importancia, desde la convicción de que es preciso desmitificarlos, porque "desmitificar es algo muy importante, algo que todos debemos hacer".

Chirino ha subrayado que superar los elementos que se interponían en sus proyectos como barreras fue precisamente una de las tareas fundamentales de su labor creadora en las épocas en que, a mediados del siglo pasado, comenzaba a dedicarse al arte junto al pintor Manolo Millares, su "compañero de aventuras".

"A nosotros todo nos parecía inalcanzable, pero no es verdad, en este mundo todo es posible", ha sentenciado al respecto.

Sentado en un amplio salón ante cientos de estudiantes que le aplaudían, el artista grancanario ha confesado que hablaba sintiendo "una gran emoción", porque para él resulta "extraordinario" tener la oportunidad de establecer un diálogo con "alumnos que se interesan por la cultura, por su cultura, por el desarrollo y por todo lo que significan las humanidades".

Y, desde ese planteamiento, Martín Chirino se ha ofrecido a los jóvenes para responder a cualquier pregunta que desearan formularle, como ocurrió con una chica llamada Saray que le pidió contar cómo fue su "primer encuentro con el hierro", materia prima esencial de su obra, o con otro joven que, sin identificarse por su nombre, le interrogó respecto a "su interés por la espiral y el viento".

Materia prima y elementos de inspiración que el veterano artista ha rememorado que tomó de su entorno más cercano, tras conocer el hierro y comenzar a apreciarlo cuando visitaba de niño a su padre en un astillero donde trabajaba y descubrir las espirales talladas en rocas por los desaparecidos aborígenes de Canarias en diferentes yacimientos arqueológicos.

Elementos unos y otros que le llevaron a trabajar por un arte en el que apostó partiendo de lo canario hacia lo universal, según se han subrayado al presentar su encuentro con estudiantes de hoy.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha