eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Matilde Coral: "No me he guardado nada, lo he enseñado todo"

- PUBLICIDAD -
Matilde Coral: "No me he guardado nada, lo he enseñado todo"

Matilde Coral: "No me he guardado nada, lo he enseñado todo"

La veterana bailaora Matilde Coral, maestra de varias generaciones y una de las creadoras de la llamada Escuela Sevillana de baile flamenco, ha dicho en un homenaje que le ha rendido hoy la Bienal de Flamenco de Sevilla: "Lo he dado todo, lo he enseñado todo".

Sobre su labor pedagógica ha añadido: "¿Si Dios te ha dado esa iluminación por qué no la vas a compartir? Y para qué te vas a llevar nada si nadie sabe lo que te vas a encontrar allí... Me voy satisfecha al otro mundo".

A pesar de las dificultades que tiene para moverse, la artista ha sostenido un diálogo con la antropóloga Cristina Cruces ante varias docenas de admiradores en el Centro Andaluz de las Artes Escénicas.

"Lo siento mucho y pido disculpas porque ya no puedo bailar más", ha dicho al despedirse de los asistentes y momentos después de emocionarse hasta las lágrimas cuando ha confesado que su "pena" es que sigue bailando "en su cabeza".

"Me pongo de pie en mi casa cuando estoy sola... Estoy relajada en mi casa y estoy montando un baile, lo juro por mi vida y la vida de mis hijos", ha dicho con lágrimas en los ojos en un momento que también ha sobrecogido y emocionado a los asistentes, entre los que había numerosas artistas que han sido alumnas suyas.

También ha habido momentos para el humor cuando ha recordado anécdotas divertidas de su larga trayectoria artística o cuando ha descrito el carácter de muchos de los artistas con los que ha compartido las tablas, o al principio del acto cuando ha tratado, con poco éxito, de enseñar al director de la Bienal, Cristóbal Ortega, los dos de pie ante del público, a poner las manos para bailar.

La artista ha recibido numerosos olés y ha sido interrumpida por aplausos en numerosas ocasiones cómo cuando, sin levantarse de su sillón, ha expresado con manos brazos y cintura algunas partes del baile o cuando, después de que Cristina Cruces le preguntara sobre la dificultad del mantón, ha pedido una chaqueta y, como si fuera un mantón, la ha movido con sus manos y por encima de su cabeza.

"El mantón es fundamental porque te tienes que olvidar de que tienes brazos; es dificilísimo, pero se aprende, os juro que se aprende".

Mientras que de la bata de cola ha asegurado: "La bata de cola es el summum si tú bailas bien con una bata de cola, luego te pones un vestido y haces lo que quieras con él".

La artista ha recordado a bailaores con los que ha actuado, como Rafael, su marido, que "bailaba dulce y templado" y "Farruco", "que salía y temblaba el suelo y el cielo, pero qué perfección, qué gitano más gitano, un fuera de serie, el mejor; eran dos polos opuestos y tuve la suerte de bailar con los dos", mientras que su hermano "el Mimbre" ha dicho que "era dulce y tenía conocimiento del compás".

"El cuerpo del hombre serio, bien bailado y ataviado, es una joya; me gusta el hombre bailando y enseñando, porque enseñan mejor que las mujeres, son más altruistas", ha añadido sobre sus compañeros.

También se ha acordado de Enrique "el Cojo", porque "los brazos de Enrique eran para copiarlos; hacía así con los brazos y había que comérselo", y a la pregunta de si ella ha copiado mucho ha contestado con rapidez: "He copiado todo lo que he podido de todo el que era mejor que yo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha