eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Maya Picasso recuerda el paso de su padre por A Coruña

- PUBLICIDAD -
Maya Picasso recuerda el paso de su padre por A Coruña

Maya Picasso recuerda el paso de su padre por A Coruña

La hija de Pablo Picasso, Maya, ha recordado hoy el paso de su padre por A Coruña tras la presentación de "La alternativa".

El Espacio Cultural de la Casa Picasso de A Coruña presentó el pasado jueves este cuadro que hace su puesta de largo internacional y que representa el momento en que el artista supera a su padre, profesor de Bellas Artes en A Coruña, que le entrega un lienzo para que plasme todo su conocimiento y su forma de pintar.

Pintado en un cuadro de gran formato, con 1,5 metros de alto, el mar de A Coruña, es el escenario de una emotiva despedida que dibuja de manera magistral el artista malagueño.

Reconoció entonces el padre de Picasso que su hijo ya era mejor que él y quedó patente en una obra desconocida hasta ahora, que estará diez días en A Coruña y después visitará otros museos y salas de exposiciones.

Así lo eligió el coleccionista privado que lo cede, pues pensó que el espacio donde se desarrolló la obra debía ser el mismo que donde hace su aparición en sociedad, pues también es el último cuadro desarrollado en la ciudad por el artista, cuando tenía trece años.

Maya, que ha intervenido por vía telefónica, ha detallado que los dos grandes recuerdos que tenía Picasso eran "el batir de la lluvia sobre los adoquines" y la "muerte de su hermana Conchita", acaecida el 10 de enero de 1895, cuando falleció víctima de la difteria.

A su primera hija, Picasso le puso como nombre María Concepción, en recuerdo de su hermana fallecida en A Coruña, pero la dificultad de los franceses para pronunciar ese nombre derivó en que fuese apodada "Maya": "Soy la última Conchita de la familia", ha dicho.

Maya se ha mostrado muy interesada en que le enviasen "fotografías de niños vestidos con traje gallego" y la anécdota de la jornada ha llegado cuando se arrancó a cantar, en gallego, una canción de cuna que su padre le entonaba de pequeña para dormir.

La propia Maya describió en una carta del 18 de febrero de 2014, fechada en París, lo que le comentó el pintor sobre este cuadro recién presentado.

"Es la obra que pintó en una tela de grandes dimensiones que mi abuelo, en un acto solemne y generoso, como hacen los toreros experimentados ofreciendo el toro al joven torero para que este demuestre su arte, le ofreció para que se luciera", apunta.

Añade Maya que "dándole la alternativa, le reforzaba su autoconfianza", y crees que "gestos de este tipo, junto con su carácter, fueron los que permitieron que más tarde " su padre "fuera capaz de enfrentarse a todo lo establecido": "Es, sin lugar a dudas, la obra maestra de sus primeros años de formación", concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha