eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Momad Metrópolis, una salida comercial a la pasarela madrileña

- PUBLICIDAD -
Momad Metrópolis, una salida comercial a la pasarela madrileña

Momad Metrópolis, una salida comercial a la pasarela madrileña

La cuarta edición de Momad Metrópolis, el Salón Internacional de Textil, Calzado y Complementos organizado por la feria de Madrid (Ifema), finaliza hoy tras haber conseguido reunir a 1.200 firmas españolas e internacionales -un 14 % más que en 2014- para abastecer a las tiendas con las últimas tendencias.

Momad Metrópolis coincide acertadamente con la pasarela Mercedes-Benz Fashion Week Madrid en Ifema, con el objetivo de crear firmes alianzas "entre los fabricantes que exponen en la planta de abajo y los diseñadores que desfilan arriba", explican a Efe Estilo fuentes de Ifema.

Los diseñadores españoles, que suelen quejarse de la falta de apoyo industrial, disponen de espacios como Momad Metrópolis o de una sala de compradores para dar un impulso comercial a sus colecciones, aunque solo Roberto Verino, Devota&Lomba y el peletero Jesús Lorenzo desfilan en la pasarela madrileña y están a la vez presentes en Momad.

Modesto Lomba, presidente de ACME (Asociación Creadores de Moda de España) y alma máter de Debota&Lomba, vende sus creaciones en Momad a través de licencias con la marca de zapatos Kangaroo, The Extreme Collection y Marla, que también comercializa vestidos de comunión de Francis Montesinos, Roberto Torretta o Hannibal Laguna.

"Esta feria nos permite llegar más al comprador y a las tiendas multimarca que venden nuestros diseños. Desfilar en Mercedes-Benz Fashion Week Madrid supone una inversión más importante de lo que se cree y no podríamos hacerlo sin esta parte comercial", explica Lomba.

Durante tres días, marcas nacionales de calzado, complementos, moda infantil y piel como Úrsula Mascaró, Castañer, Pura López, Mustang, Xti, Mayoral, Pretty Ballerinas, Pons Quintana o Estefanía Marco comparten espacio con firmas internacionales como el grupo danés Bestseller, que acude con siete marcas, Diésel o Stephane Kelian.

Estar en Momad tiene un precio, y aunque Jesús Lorenzo prefiere no detallar a cuánto asciende el coste de tener estand en la feria, sí que explica que, en su caso, "es demasiado elevado en proporción a los rendimientos que se obtienen", afirma horas antes de subir su colección a la pasarela.

Sin embargo, considera "coherente" que sus diseños puedan venderse en Momad, una feria que califica como "la oportunidad perfecta para impulsar de verdad la moda española", asevera.

La presencia de empresas extranjeras en Momad Metrópolis, procedentes de 18 países como Francia, Italia y Portugal, asciende a un 50 % este año según la organización, que espera superar los 17.000 visitantes profesionales que acudieron a la feria durante la edición anterior.

Los comerciantes españoles cuidan al visitante extranjero con mimo, conscientes de que el presente de la moda española, con una economía nacional adversa, mira al exterior; durante los once primeros meses de 2014, las exportaciones alcanzaron los 11.642 millones de euros, un 7,3 % más respecto al mismo periodo del año anterior, según datos del CITYC (Centro de Información Textil y de la Confección).

Para marcas como la sevillana Lafôri, el balance de su primera visita a Momad Metrópolis se cierra en positivo. Compradores españoles, griegos, panameños, mexicanos o chipriotas se han interesado por sus coloridos 100 % marca España, "muy valorada fuera", dicen desde la firma.

En cambio, los gerentes en España de la firma italiana Ottod'ame, que han percibido interés por parte de rusos, belgas o irlandeses, ven "improbable" volver el año que viene, ya que denuncian deficiencias "en el mantenimiento de las instalaciones", además de un horario poco interesante para los asistentes; "debería celebrarse durante todo el fin de semana", lamentan desde la marca.

El presupuesto de esta edición, que ha conseguido tres patrocinadores más que la anterior (de 19 a 22), asciende a 3 millones de euros, de los cuales el 60 % lo aportan patrocinadores, el 35 % Ifema y el 5 % los diseñadores, "que solo tienen que correr con los gastos de la colección", algo muy diferente a la realidad de pasarelas como la neoyorquina, donde se lo pagan "todo".

Nada se deja al azar durante estos días, programados con meticulosidad desde hace seis meses. Todo debe estar perfecto para que los más de 40 desfiles repercutan con éxito en la prensa nacional e internacional, gestionada por 1.200 medios acreditados en Europa, Latinoamérica, Estados Unidos o Asia.

Periodistas turcos o procedentes de Emiratos Árabes también acuden a la pasarela madrileña invitados por los organizadores, que se reúnen con ACME (Asociación Creadores de Moda de España) para conocer los países extranjeros que importan más el sello moda "Made in Spain".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha