eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El "Monumento de amor" de Juan Ramón y Zenobia celebra medio siglo de pasión

- PUBLICIDAD -
El "Monumento de amor" de Juan Ramón y Zenobia celebra medio siglo de pasión

El "Monumento de amor" de Juan Ramón y Zenobia celebra medio siglo de pasión

Más de un centenar de personas han acudido esta tarde a la Residencia de Estudiantes para prestigiar el lanzamiento del "Monumento de amor" de Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí, una declaración abierta del poeta a la que fue el amor de su vida y que verá la luz 59 años después de su muerte.

"Siempre que pienso en usted le busco en el cielo, Zenobia", escribió Juan Ramón en una de las 727 cartas que componen este epistolario, el tercer volumen de la trilogía publicada por la Residencia de Estudiantes y que tiene la investigadora María Jesús Domínguez a cargo de la edición.

"Monumento de amor. Epistolario y lira. Juan Ramón Jiménez-Zenobia Camprubí. Correspondencia, 1913-1956" es el desenlace de un proyecto que empezó en 1995, cuando la sobrina-nieta de Juan Ramón, Carmen Hernández Pinzón, encontró en una biblioteca de Puerto Rico cajas con miles de cartas del fallecido premio Nobel de Literatura (en 1956).

"Fue un proceso muy emotivo porque fue el último libro en que trabajé con mi padre", ha declarado Pinzón en el acto de presentación del libro, al cual también acudió, además de la editora María Jesús Domínguez, el historiador José Carlos Mainer.

La relación sentimental de Juan Ramón y Zenobia, que duró casi medio siglo, empezó en 1913, cuando ambos atendieron a una conferencia de Manuel B. Cossío en la Residencia de los Estudiantes, el mismo sitio que 59 años después acogería la celebración de este amor.

Más allá de revelar los detalles y la trayectoria del matrimonio, la lectura de estas cartas, la mayoría inéditas hasta ahora, desvela la faceta más humana de la pareja en un "autorretrato de su biografía sentimental", según ha explicado la editora del epistolario.

Se trata de páginas y páginas que contienen la expresión máxima del amor, donde Juan Ramón destila con su "brillantez lírica" las más puras emociones, como la pasión, los celos, la frustración y la gratitud.

Algunas de las confesiones del poeta, admitió Domínguez, hoy podrían ser interpretadas con asombro: "Usted será para mi amor o para el de nadie", escribió Juan Ramón en uno de sus momentos de tormento durante los difíciles años de cortejo.

Más que una sólida vida conyugal, la pareja también compartía una colaboración creativa y productiva, y fue Zenobia la que le ayudó al poeta a conseguir la "pureza poética" que perseguía, gracias a su dominio del inglés.

A lo largo de su vida, Juan Ramón siempre se reveló consciente del privilegio que supuso contar con el afecto de su esposa y, prueba de ello, es "Vida", otro homenaje a la "mujer celeste" y que se publicó el año pasado.

La carta que termina este epistolario, fechada el 12 de septiembre de 1956, la escribe Zenobia desde un hospital en Boston y marca el final de la correspondencia entre la pareja, revelando una mezcla de angustia y dolor por la inminencia e impotencia ante la muerte.

A tan solo tres días de que se inmortalizara en la historia de la literatura, Juan Ramón Jiménez tuvo que enfrentarse a la pérdida del amor de su vida, víctima de un cáncer: los dos momentos de mayor triunfo y máxima tristeza que el poeta vivió.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha