eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

"Muerte en San Fermín", novela gráfica negra con el blanco y rojo de fondo

- PUBLICIDAD -
"Muerte en San Fermín", novela gráfica negra con el blanco y rojo de fondo

"Muerte en San Fermín", novela gráfica negra con el blanco y rojo de fondo

Con "mucho respeto", así se ha enfrentado el dibujante granadino José Carlos Sánchez a la adaptación de "Un extraño lugar para morir", "Muerte en San Fermín", una novela del también granadino Alejandro Pedregosa, en la que los Sanfermines sirven de telón de fondo a la investigación de un extraño asesinato.

Más de 900 kilómetros separan Granada de Pamplona, pero esto no ha sido ningún problema para que Sánchez se haya vuelto a meter en la piel del comisario Uriza con el fin de convertir las 300 palabras de esta novela publicada en 2010 en las 96 que conforman su estreno como autor de cómic en el mercado nacional.

Y es aquí donde el ilustrador granadino, dedicado al diseño gráfico como medio de vida, ha ejercido el mayor esfuerzo: "Había que sintetizar, así que hice una regla de tres: un capítulo de cinco páginas en la novela en el cómic sería una".

En "Muerte en San Fermín" (ediciones Traspiés) Sánchez ha "respetado" el texto de Pedregosa, un relato que le gustó "tanto" que no dudó ni un momento en aceptar el ofrecimiento de meter en viñetas a sus personajes, aunque también, según reconoce, vio que se trataba de una trama cuya adaptación gráfica "sería fácil" y, además, su éxito previo vendría bien a la nueva aventura.

Por eso, en esta adaptación no faltan ninguno de los personajes (hasta ha respetado la aparición de Miguel Indurain) de esta historia que arranca con el asesinato del polémico escritor Lucio Maestre en plenos Sanfermines, en un 6 de julio, y que finalizará, resolviéndose, justo cuando éstos llegan a su término.

"Fue muy fácil hacer la adaptación porque Pedregosa no me cambió nada e incluso me ha llegado a decir que para él es una novela nueva", destaca.

Una nueva visión cuya trama es tan intensa que hace que llegue un momento en el que engulle al dibujo hasta tal punto que los personajes toman vida y salen de las viñetas para apropiarse de la narración.

Con autores como Alex Robinson o Art Spiegelman como referentes, el granadino ha sacado un estilo propio en el que se mezcla el tradicional dibujo a lápiz con un acabado digital que le da gran limpieza a la obra.

Así, y con el blanco y negro como colores principales, el rojo también aparece como un tercer color que aporta otro nivel de lectura que destaca los momentos principales: "Buscaba romper la monotonía y reafirmar que yo se hacer cómics, ya que era mi primera novela gráfica".

"En un primer momento -añade- pensé hacerlo en sepia, pero daba problemas a la hora de la lectura, pero el rojo sí estaba presente desde el principio. Y luego pasé a blanco, negro y rojo, porque para mi San Fermín tiene esa pincelada roja del pañuelico, del vino, y de la sangre para la novela".

Pero "Muerte en San Fermín" se ha convertido también en una especie de guía turística que recorre los principales puntos de esta ciudad que durante estos días vive sus días grandes.

Puntos como el hotel La Perla, donde se alojaba Hemingway, la plaza del Castillo o algunos de los bares más frecuentados por los pamploneses.

Una radiografía que hizo con minuciosidad en varios viajes y que conservó gracias a las decenas de fotografías que hizo porque, como confiesa, ubicar al lector en esta ciudad era importante para darle relevancia al lugar donde ocurre todo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha