eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Mumenthaler: "El cine argentino reivindica su identidad a través de la forma"

- PUBLICIDAD -
Mumenthaler: "El cine argentino reivindica su identidad a través de la forma"

Mumenthaler: "El cine argentino reivindica su identidad a través de la forma"

Con una cinematografía que busca representar "lo íntimo", la directora argentina Milagros Mumenthaler se erige como una de las nuevas voces del cine de autor de su país que, según contó a Efe, se caracteriza por hacer "un cine propio que reivindica su identidad a través de la forma".

"En el cine argentino hay una búsqueda estilística más que en otro tipo de cine", apuntó la directora que se encuentra en Ginebra para presentar su nueva película "La idea de un lago", protagonizada por uno de los familiares de los 30.000 desaparecidos durante la dictadura del general Jorge Rafael Videla.

En una particular apuesta estética, Mumenthaler apuesta por contar historias que "no son grandes relatos" de forma realista, siguiendo los pasos de cineastas como Lucrecia Martel, Ana Katz o Martin Rejtman.

La cineasta nació en Córdoba (Argentina) en 1977, justo un año después de que triunfara el golpe de estado liderado por Videla, que estableció una sangrienta dictadura mientras estuvo en el poder, hasta diciembre de 1983.

Sus padres decidieron exiliarse a Suiza cuando la directora tan solo tenía tres meses de edad, pero Argentina y todo lo que pasaba en el país se mantuvo muy presente en la casa de los Mumenthaler.

Con 17 años decidió volver a su país de origen para completar sus estudios, y fue allí donde se enamoró de la industria cinematográfica, que estudió en la Universidad del Cine de Buenos Aires.

Al cortometraje "¿Cuando llega papá?, le siguieron otros tres filmes cortos, "El patio", "Cape Cod" y "Amancay" que no tuvieron un gran recorrido internacional y que fueron "un aprendizaje" para la autora.

Su incursión en el largometraje fue, al contrario, reconocida internacionalmente desde su primer montaje, "Abrir puertas y ventanas", el retrato de la cotidianeidad de tres hermanas que viven en la casa de su fallecida abuela, un filme que ganó el Leopardo de Oro del Festival de Locarno en 2011.

Después de cuatro años, la cineasta -que también tiene nacionalidad suiza- vuelve a sumergirse en la intimidad y en la ausencia, esta vez, de una fotógrafa de 35 años hija de desaparecidos en "La idea de un lago", película que se puede ver en el festival Filmar en América Latina que se celebra en Ginebra y alrededores hasta este domingo.

La inminente maternidad de Inés, nombre de la protagonista del filme, la impulsa a terminar un álbum de fotos y poemas personales, un proceso que se transforma gradualmente en una "exploración de su pasado", de su relación con su madre y hermano pero, sobre todo, de la ausencia de su padre, cuya desaparición en 1977 marcó toda su vida.

"Qué queda después?" es la pregunta que resonó en la cabeza de Mumenthaler a lo largo de todo el rodaje del filme, inspirado en primer lugar por el poemario autobiográfico "Pozo de aire" de Guadalupe Gaona, hija de desaparecidos.

"La sensación de buscar respuestas y no poder tenerlas, la imposibilidad de hacer el duelo cuando el cuerpo no aparece, cómo uno aprende a vivir con ese peso, con ese dolor", son unos de los aspectos que trata el filme, que Mumenthaler armó a partir de entrevistas con la autora del libro y otros hijos de desaparecidos.

En la película lo más importante no es explicar los hechos históricos que llevan a Inés, en contra de la voluntad de su madre, a acudir al instituto forense para encontrar los restos de su padre, sino a "meternos en su cabeza, en su memoria, en sus sensaciones".

"La memoria es un universo en el que hay distintas capas y un espacio donde lo sensorial aparece mucho", detalló la directora, que define la estructura narrativa de la película como "un rompecabezas".

Durante el kirchnerismo, los familiares de desaparecidos y sus asociaciones como las Abuelas y las Madres de la Plaza de Mayo "encontraron un espacio donde pudieron ser escuchados" y eso es "reparador", es un "reconocimiento", reconoce la directora, que a la vez explicó que "no se puede tapar el dolor más profundo".

Mumenthaler recordó que todavía hoy existen campañas dirigidas a las personas que tienen dudas sobre su identidad y que el equipo Argentino de Antropología forense aún tiene que identificar centenares de cuerpos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha