eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El Museo de Escultura de Valladolid escribe su biografía en seis nuevas salas

- PUBLICIDAD -
El Museo de Escultura de Valladolid escribe su biografía en seis nuevas salas

El Museo de Escultura de Valladolid escribe su biografía en seis nuevas salas

El Museo Nacional de Escultura, de los más antiguos de España en su género, ha abierto hoy en Valladolid seis nuevas salas de exposición permanente con un centenar de piezas hasta ahora inéditas por falta de espacio, y dedicadas a su propia historia como centro cultural y también al coleccionismo privado.

Este elenco de pinturas, esculturas, enseres domésticos, mobiliario, documentos, vídeos y fotografías "rejuvenece, complementa y diversifica" el fondo permanente de este centro instituido en 1842 con una valiosa colección de tallas policromadas y cuadros fechados entre los siglos XIII y XIX (Gótico, Renacimiento y Barroco, principalmente).

Tres de las seis nuevas salas, la mayor ampliación desde 2009, se agrupan bajo la denominación de "La memoria del Museo", con fondos gráficos y documentales sobre la génesis de lo que en principio fue, desde su fundación en 1842, un Museo Provincial de Bellas Artes instalado en el Palacio de Santa Cruz con piezas procedentes de los conventos secularizados por las desamortizaciones decimonónicas.

"Es como si escribiera su biografía, su propia vida. Los museos no están ahí desde siempre sino muy cosidos a la historia de su tiempo", ha explicado la directora del centro, María Bolaños, durante la presentación de estos espacios añadidos en el Colegio de San Gregorio que, junto a los edificios colindantes del Palacio de Villena y Casa del Sol configuran el Museo Nacional de Escultura.

El "azar histórico" ha querido, con el paso de los siglos, que el Colegio de San Gregorio haya pasado de ser en el siglo XV un centro educativo teológico para una minoría, a convertirse en un lugar de encuentro público y universal, "dos maneras distintas de entender la educación y el saber", ha añadido Bolaños.

"Es como conocer la historia de nuestro país a través de una institución cultural", analizar la evolución de los diferentes conceptos, mentalidades y sensibilidades que hacia el coleccionismo y el arte dispensaron la elite dominante en cada época y que tiene su reflejo en estas nuevas salas cuya gestación responde a un proyecto "largamente acariciado", según la directora.

Así ocurrió en 1933 cuando la II República, a través del entonces director general de Bellas Artes, Ricardo de Orueta, elevó a la categoría de nacional el Museo de Escultura por la riqueza y valor de sus fondos, que se mudó hasta el Colegio de San Gregorio, desde entonces sede principal.

Las tres salas restantes, presentadas bajo el epígrafe "Arte y Vida Privada", reúne piezas del ámbito personal, propias de gabinetes, oratorios, bibliotecas y colecciones como un cuadro de Rubens "Demócrito y Heráclito" encargado por el duque de Lerma (valido de Felipe III) para su patrimonio personal.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha