eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Paolo Taviani: "Siempre odié la escuela y detestaría ser un maestro"

- PUBLICIDAD -
Paolo Taviani: "Siempre odié la escuela y detestaría ser un maestro"

Paolo Taviani: "Siempre odié la escuela y detestaría ser un maestro"

El veterano director de cine Paolo Taviani ha dicho en el Sevilla Festival de Cine Europeo que siempre odió la escuela, en la que le fue fatal, y que ahora, al cabo de los años, detestaría ser un maestro para nadie.

Paolo Taviani, director de "Una questione privata" en solitario -sin su hermano Vittorio-, película fuera de la competición de la sección oficial del Festival de Cine Europeo de Sevilla, ha sido galardonado con el Giraldillo de Honor, que recogerá esta noche en una gala, también en nombre de su hermano, al que se ha referido en varias ocasiones en su comparecencia ante la prensa.

Aunque la película la dirigió en solitario ha contado con la colaboración de su hermano, con quien hablaba constantemente por teléfono, a quien enviaba vídeos con secuencias y a quien -según los advirtieron los compañeros de rodaje- cada vez que decía "¡corten!, se volvía para atrás, por la costumbre, en busca de Vittorio.

La película se basa en la novela homónima de Beppe Fenoglio, un autor desconocido en Italia y Europa, pero uno de los mejores del pasado siglo en todo el Continente, según Taviani.

Cuenta la historia de un partisano que se tira al monte en busca de otro partisano, su mejor amigo, con la intención de salvarle la vida, pero no con ese objetivo prioritario, sino con el de aclarar si le ha traicionado con su mujer.

"No es que quiera salvar al amigo, sino salvarlo para saber si lo ha traicionado; como Orlando furioso, se olvida de todo lo demás", ha descrito el veterano director a su último protagonista.

De Fenoglio, que fue partisano él mismo, ha recordado Taviani que antes de morir escribió una carta en la que explicaba que no quería pasar a la historia como el cantor de los partisanos, sino con "una novela de verdad", para lo cual escribió esta historia "de una locura de amor de un partisano que, por culpa del amor, se olvida de las razones por las que se echó al monte, traicionado por su mujer con su mejor amigo".

El protagonista "corre por la montaña en busca de una respuesta personal, en contra de los principios de la Resistencia", en lo que Taviani ha descrito como un típico triángulo de amor, "algo muy visto en el cine y que ha dado películas horrorosas y obras maestras".

"La originalidad es un mito; vivimos siempre sobre los hombros de los demás, que nos sostienen; no se inventa nada, de lo que se trata es de hacer las cosas mejor", ha señalado el veterano realizado, quien ha hecho gala de humor desde el momento en que un periodista ha redondeado su edad al alza diciéndole que tenía casi 90 años: "Estoy entrenado para seguir a Oliveira", ha dicho entre risas en alusión al director portugués.

Sobre sí mismo ha dicho que trabaja porque le gusta y porque llegado a su edad es una manera de demostrarse que está vivo, y ha confesado que su "gran amor" es Verdi, quien con 84 y 85 años y la ópera "Falstaff" fue capaz de "inventar un nuevo modo de hacer música".

También ha recordado que Miguel Ángel murió meses después de terminar -o casi terminar- su "Piedad", con 87 años, momento en el que ha vuelto a bromear: "Estoy llegando a ese punto".

El maestro a su pesar ha descartado que para el cine valgan las distinciones entre "figurativo y abstracto", o "clásico y experimental" al recordar que si ahora el cine de los hermanos Taviani se toma por clásico, cuando empezaron se les señalaba como experimentales y, ha advertido: "No lo éramos, sólo hacíamos las cosas de otra manera".

Sobre las nuevas tecnologías aplicadas al cine ha admitido que, en efecto son imparables, pero también ha advertido: "Cuido con la indigestión".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha