eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Pastel de "filho" o embutido como el "bucho", delicias de la lusa Feria Farta

- PUBLICIDAD -
Pastel de "filho" o embutido como el "bucho", delicias de la lusa Feria Farta

Pastel de "filho" o embutido como el "bucho", delicias de la lusa Feria Farta

La ciudad situada a mayor altura de Portugal, Guarda, muestra desde hoy las excelencias de la huerta ecológica y su repostería artesanal en la afamada Feria Farta, con 233 productores de 43 pueblos y delicias como el pastel de "filho" y el embutido "bucho".

Esta localidad, próxima a la provincia de Salamanca, acoge entre hoy y mañana domingo a miles de personas, entre ellas muchos españoles, que aprovechan la feria para adquirir productos ecológicos de temporada, cultivados en las huertas de la región Centro de Portugal, además de quesos, mieles, vinos, embutidos o dulces.

La palabra más mencionada desde que comenzó la Feria Farta ha sido la de "filho", un dulce hecho de harina, huevos y aceite similar a una torta y muy típico de esta localidad, ubicada a más de mil metros de altitud.

En esta época, en la que el estío se acerca a su fin, son muchos los apicultores de las zonas de sierra de la región Centro de Portugal que ya han recolectado la miel y que también la han exhibido hoy en esta feria.

Silvia Marques, de la empresa "Mel do Marques", reconoce a Efe que venden toda su producción de miel para consumidores de Portugal y España, tanto la más clara, recolectada de las flores, como la más oscura, procedente de robles, castaños y encinas.

La Feria Farta es, según el alcalde de Guarda, Álvaro Amaro, "una gran marca" que se identifica con el mundo rural, ya que sólo se exhiben productos artesanales, en este caso elaborados en los pueblos de esta zona lusa fronteriza con Castilla y León.

El "bucho" es otra de las delicias que se ven en esta cita, donde se demanda especialmente este embutido, la versión portuguesa del afamado botillo de la región leonesa de el Bierzo.

Este peculiar embutido con forma de bola tiene como base la vejiga del cerdo, "donde se mete el rabo, la oreja, huesos de la cabeza y todo tipo de carne de puerco", explica a Efe la productora Filipa Reis.

Todo este embutido, pasados tres días, se complementa con cocido, patatas, verduras, ajo, vino y pimentón, que hacen de esta comida típica un plato muy especial.

Además, los oriundos de la zona adquieren, sobre todo, la conocida morcilla de Guarda, embutido de cerdo elaborado con la sangre del animal.

La repostería de la Feria Farta también juega un papel muy relevante, ya que son muchos los dulces típicos que se pueden degustar.

El más típico de Guarda es el "Bolo de Don Sancho", que se puede adquirir durante todo el año en las pastelerías de esta ciudad.

Los "coscoreis", similares a los "filhos", también tienen mucha aceptación y están elaborados, comenta la artesana lusa Beatriz Ribeiro, a base de huevos, harina, aceite, azúcar o canela.

Los "folhados de mermelada" o también denominados "mermeleiros" son algunos de los dulces, junto con el bizcocho conocido como bola parda, que más se han consumido en esta jornada, ya que son los típicos del lugar.

Y, por supuesto, los quesos, especialmente los más cremosos, también han ocupado un lugar destacado entre los cientos de productos artesanales que se venden en esta Feria Farta.

El alcalde de esta ciudad insiste en que "este tipo de eventos demuestran que los pueblos más pequeños del mundo rural tienen mucha vida y son capaces de contribuir al desarrollo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha