eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Peter Brook reflexiona en "The Valley of Astonishment" sobre la razón

- PUBLICIDAD -
Peter Brook reflexiona en "The Valley of Astonishment" sobre la razón

Peter Brook reflexiona en "The Valley of Astonishment" sobre la razón

El director Peter Brook reflexiona en "The Valley of Astonishment" (El valle del asombro) sobre la inteligencia, la razón y lo que es un ser humano en una obra que se podrá ver en el Teatre Municipal de Girona el 14 y 15 de noviembre, en el marco del festival Temporada Alta.

Esta es la octava vez que Peter Brook, acompañada por su habitual colaboradora, Marie Hélène Estienne, participa en este festival, ahora con un espectáculo sobre los misterios y maravillas del cerebro humano, inspirado en el poema épico del persa Farid Attar "La conferencia de los pájaros".

La historia de un hombre con sinestesia que tiene la capacidad de escuchar un color o saborear notas musicales sirve de hilo conductor de la obra, que se desarrolla en tres espacios casi desnudos en los que se da rienda suelta a la imaginación.

Según ha explicado hoy Brook al presentar "The Valley of Astonishment", con esta obra se quiere conducir al espectador por nuevos y desconocidos territorios a través de personas cuyas vidas son tan intensas que en cualquier instante pueden pasar del paraíso al infierno, y volver otra vez al paraíso.

En la obra el personaje de Sammy Costas, protagonista de la función, está inspirado en la vida de Solomon Shereshevsky, al que trató el neurólogo ruso Alexander Luria, y cuya vida relató en el libro "La mente de un mnemotécnico", y que Brook ya llevó a la escena hace diecisiete años con el título de "Je suis un phénomene".

El espectáculo, en inglés con sobretítulos en catalán, está interpretado por Kathryn Hunter, Marcello Magni y Héctor Flores, que actúan acompañados de un pianista que también es actor.

Héctor Flores, que era ayudante de dirección de Brook hasta que le escogió por su juventud y la capacidad de reflejar sorpresa en sus ojos para hacer de actor, ha defendido que en la obra los personajes buscan a través de la poesía y la ciencia cómo entender el universo y la humanidad.

"En esta pieza -ha puntualizado- convergen el mundo de los pájaros y el cerebro humano, del que hay cosas que nunca se podrán entender".

La puesta en escena es austera, sin proyecciones ni luces, porque para el director la imaginación es más intensa que lo que puedan ser las luces o un vídeo.

"Es -ha dicho- como cuando se explica un cuento a un niño y deja volar la imaginación porque el cuento no se acompaña de un vídeo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha