eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Los Pixies llenan de nostálgica energía la segunda jornada del Bilbao BBK Live

- PUBLICIDAD -
Los Pixies llenan de nostálgica energía la segunda jornada del Bilbao BBK Live

Los Pixies llenan de nostálgica energía la segunda jornada del Bilbao BBK Live

Los bostonianos Pixies han llenado de una nostálgica energía la segunda jornada del BBK Live, en un actuación en la que han repasado sus discos clásicos, pero donde también ha habido espacio para su trabajo más reciente y para lo que llegará en el futuro.

Jornada de contrastes musicales en la que rock icónico de los Pixies ha dejado espacio para el indie hispano de Love of Lesbian, el folk del sueco José González y el pop y rock de Ocean Colour Scene, uno de los grupos emblemáticos del "britpop".

Los Pixies, que ya han anunciado que en septiembre saldrá al mercado "Head Carrier", su segundo disco posreunión, han ofrecido durante una hora y media un concierto enérgico que se ha sobrepuesto a los problemas iniciales de sonido.

Aunque ha habido espacio para temas de su último trabajo, como el que le da título, "Indie Cindy", y un avance del próximo con el "Um Chagga Lagga", los de Boston han ofrecido una actuación marcada por la nostalgia en un viaje de regreso a finales de los años 80 y comienzos de los 90 del siglo pasado.

Algunos de los que han acudido a ver la actuación del cabeza de cartel de este día no habían nacido cuando los Pixies triunfaron en la escena internacional del rock alternativo y se convirtieron en todo un icono para muchas bandas que llegaron después.

Pese a ello, han notado, al igual que los espectadores más veteranos, toda la descarga eléctrica que Black Francis, Joey Santiago, David Lovering y Paz Lenchantin han desplegado esta noche en las campas de Kobetamendi desde los primeros compases de su actuación, que comenzó pasada la medianoche.

Los bostonianos iniciaron su concierto con el "Bone machine", tema de su "Surfer Rosa", el disco que en un lejano 1988 les hizo triunfar en la escena del rock alternativo y les convirtió en todo un icono para muchas bandas que llegaron después.

Tras un guiño a Jesus and Mary Chains y su "Head on", que Pixies incluyeron en "Trompe le Monde", la energía nostálgica se ha desplegado a lo largo de la actuación donde se han escuchado buena parte de los grandes temas que grabó la banda antes de su separación.

Enérgicos, y con ese aura de clasicismo que impone el paso del tiempo, han sonado temas icónicos como "Wave of mutilation", "Monkey gone to heaven", "Velouria", "Gouge away", "Where is my mind?" o "Here comes your man" para disfrute de los seguidores de los Pixies.

Por su parte, Love of Lesbian, girando con su último disco, "El poeta Halley", ha llegado al escenario principal en lo que ha sido su primera actuación en el festival y de la cual de los catalanes han salido triunfantes con un público entregado que ha quedado más que satisfecho.

Han comenzado la actuación, en la que han contado con una cuidada iluminación y proyección de imágenes en las pantallas del escenario, con dos temas de su último disco "Cuando no me ves" y "Bajo el volcán", tras la que ha llegado "Los seres únicos".

Los catalanes han ido intercalando temas nuevos, como "Psiconautas", "Incapacidad moral transitoria" o "El yin y el yen", con algunos de sus temas anteriores, como "Allí donde solíamos gritar", "1999" o "Belice", todos ellos coreados por el público.

Y al final tocaron "Club de fans de John Boy", posiblemente el más celebrado de la noche" y, para terminar, el que abre su último disco, "Planeador", con un Santi Balmes que ha bajado a cantar y darse un baño de masas por primea vez en el Bilbao BBK Live.

Los británicos Ocean Colour Scene salieron al segundo escenario del festival para interpretar íntegro su segundo disco, "Moseley shoals", trabajo del que se cumplen 20 años desde su lanzamiento y que les dio la fama internacional que conservan hoy en día.

El de Kobetamendi ha sido el único concierto que los británicos tenían previsto ofrecer en festivales de verano y ha permitido disfrutar en directo de piezas como "The riverboat song", y esa guitarra inconfundible, o "The day we caught the train", y ese estribillo "oh oh la la" tan fácil de cantar.

Simon Fowler, que se ha atrevido a dar las gracias en euskera por los aplausos del público, y el resto de la banda han cuajado una buena actuación en la que el se ha saboreado "The circle" y en la parte final "You've got it bad" y "Get away".

Antes de los británicos, José González, sueco de raíces argentinas que el pasado año publicó "Vestiges & Claws", ofreció en el escenario principal un cálido e intimista concierto ante un público que fue creciendo en número a medida que avanzaba la jornada y el personal accedía al recinto.

González saltó al escenario con la única compañía de su guitarra acústica para interpretar el solitario "Crosses" antes de recibir a su banda con la que regaló cincuenta minutos de acogedora actuación, con esa mezcla de folk y pop con que impregna sus temas, a la que no quiso faltar la lluvia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha