eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Porretas: "No nos importaría ser la música de Podemos"

- PUBLICIDAD -
Porretas: "No nos importaría ser la música de Podemos"

Porretas: "No nos importaría ser la música de Podemos"

"Al enemigo ni agua" es el título del "cañero" último disco de la banda de rock Porretas y una recomendación sobre cómo hacer frente "a todos aquellos que están jugando con nosotros, estafándonos y desahuciándonos", a la espera de los cambios que proponen las nuevas formaciones políticas.

¿Podría constituir este disco la música de Podemos? "No me importaría, queremos cambios y que las cosas se hagan de otra manera, en ese punto somos compatibles con ellos", ha dicho hoy a Efe Juan Carlos Díaz, alias Pajarillo, bajista y voz de esta banda madrileña con más de 20 años de carrera, la mayor parte como embajadores de lo que algunos dieron en llamar "rock de la litrona".

En su decimocuarto disco de estudio sigue habiendo abundancia de bares, cerveza y billares, así como loas "melancólicas" a su barrio, Hortaleza, el que tituló otro de sus discos, pero la situación sociopolítica "que estamos viviendo" les ha llevado a escribir esta vez "letras más comprometidas sobre historias más serias".

"Tenemos gente muy cercana que ha vivido desahucios", reconoce Pajarillo al entrar al fondo del corte que abre el nuevo álbum, "Bankiarrota", en el que cargan también contra escándalos como el de las tarjetas de crédito opacas de los directivos de esta entidad financiera.

No es ni de lejos el único tema que se nutre de los escándalos de corrupción que día a día llenan las portadas de los periódicos. En "Atrapa un ladrón", por ejemplo, piden que no se vayan "de rositas" los culpables, "sobre todo los que tienen impunidad".

Frente a la postura de colegas de profesión como Txus di Fellatio, líder de Mägo de Oz, que dijo en una entrevista con Efe que "es hora de tomar las calles y romper cristales", la voz de Porretas asevera que "no hay que usar la violencia, solo la palabra y la manifestación".

También la memoria histórica ocupa un lugar entre sus nuevas canciones. "El problema de la gente es saber recordar", canta Pajarillo. "Seguimos insistiendo, queremos encontrar a los muertos de las cunetas, pero no nos dejan", afirma sobre las decisiones judiciales y políticas que dificultan las exhumaciones de restos de desaparecidos durante la guerra civil.

Hablando de antepasados, el músico se acuerda de los suyos en otro de los nuevos cortes, "Abuelo Amadeo", "un señor que sufría asma, por lo que se ganaba la vida y sacó a la familia adelante en los años 40 como tahúr, como jugador de cartas".

Ni siquiera en ese corte pierden intensidad los guitarreos de este álbum, que ellos definen como "el más elaborado y el más cañero" de su producción, tras una labor más puntillosa en el estudio en línea con su disco previo -"La vamos a liar!!" (2013)-, en busca de un mayor desarrollo de las armonías y de los punteos.

Nada que ver con los inicios de su discografía, que arrancó en 1991 con "Que se vayan a hacer puñetas" y que prosiguió un año después con "Si nos dejáis", grabado en solo 15 días.

Su nombre, "que no cambiarían" aún 30 años después de su asunción, es una señal del "cachondeo" imperante en los tiempos en que nació la banda, como heredederos del estilo de rock urbano madrileño de Leño y, posteriormente, de Rosendo, quien llegó a producir uno de sus discos, "No tenemos solución" (1995).

Sorprende por ello que no participaran en el concierto que éste celebró el pasado mes de septiembre en la plaza de toros de Las Ventas de Madrid en conmemoración de sus 30 años de carrera.

"Nos hemos llevado siempre muy bien, pero no nos llamaron. A mí eso no me gustó, con toda la amistad que ha habido, creo que Rosendo podría habernos dicho que por lo menos nos pasáramos a tomar algo", protesta Pajarillo, que tocará junto a sus compañeros el 21 de febrero en la sala But de Madrid.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha