eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El Prado o el Museo de Colecciones Reales, buenos destinos para el Rubens

- PUBLICIDAD -
El Prado o el Museo de Colecciones Reales, buenos destinos para el Rubens

El Prado o el Museo de Colecciones Reales, buenos destinos para el Rubens

El Museo del Prado o el futuro Museo de Colecciones Reales son dos buenos destinos para el retrato de Felipe IV pintado por Rubens, que se ha convertido en la estrella de Feriarte.

Desde que ayer el Ministro de Educación, Cultura y Deportes, Iñigo Méndez de Vigo inaugurara la Feria de Arte y Antigüedades, el "stand" de Mercè Ros es cita obligada de los amantes del arte que acuden a contemplar la obra que se encontraba en paradero desconocido desde hace más de cincuenta años.

"Se trata del único retrato que se conserva del rey Felipe IV pintado de la mano de Rubens ya que este es el original y de él se hicieron copias", ha comentado a Efe la galerista, para quien un buen destino de esta obra sería el Museo del Prado o el de Colecciones Reales.

En el Prado "se integraría y ayudaría a articular la importante colección que tiene de Rubens, además de dar sentido a la colección del museo ya que gran parte de la esta colección se la debemos a Felipe IV, el gran rey coleccionista".

También tendría sentido en el futuro Museo de Colecciones Reales en el que se abordará el mecenazgo del coleccionismo que han hecho los Reyes de España a lo largo de la historia, "y Felipe IV es uno de los destacados de esta historia".

La pintura, fechada en 1628, se encuentra en muy buen estado de conservación. "El rastro de la obra se pierde en el año 63 cuando lo compró un coleccionista americano, hasta que ha aparecido en una colección particular española. Está documentado que en los años 20, debido a que las tres tablas que lo forman se empezaron a mover, se transfiere la tabla al lienzo en una restauración realizada en París".

Mercè Ros, que no ha querido desvelar el precio de la obra, ha recordado que en estos momentos la pintura de Rubens tiene una declaración temporal de inexportabilidad por la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico.

"El Estado tiene seis meses para ejercer su derecho de tanteo y habrá que esperar este tiempo para que se pronuncie. También hay que esperar a la resolución definitiva de la Junta sobre su exportabilidad o si decide algún tipo de protección como declararlo bien de protección especial. Hasta entonces no se hará ninguna oferta sobre el cuadro", ha dicho.

Sobre su autoría y valor, ha afirmado rotunda la galerista, no existe ninguna duda ya que expertos en Rubens de Amberes y en España "dan el cuadro por bueno. Cuando se compara con las copias que se conservan repartidas por todo el mundo se ve que no tiene nada que ver", ha añadido.

En el inventario de Rubens, ha recordado, aparece el retrato del rey y de la reina, que se conserva en Viena. "Nunca se colgó en las paredes de palacios ya que Rubens lo pintó para que sirviera de matriz y publicitara la imagen del rey en la corte europea, por lo que permaneció en el taller de Rubens para que se hicieran las copias".

Flanqueado por una pareja de bodegones de Juan de Arellano, el retrato Felipe IV se exhibe acompañado de otras importantes piezas como dos tablas de Gunçal Peris pertenecientes al retablo mayor de Alcira. "La única tabla que ha salido en los últimos años de este autor valenciano la compró el Museo del Louvre por un millón de euros".

Otra compañera de lujo es, según la galerista, una pequeña cabeza del Maestro de Cabestany perteneciente a la portada de Sant Pere de Rodas, del siglo XII.

Estas obras se podrán contemplar hasta el 29 de noviembre junto a las mostradas por los 95 anticuarios y galerías de arte que participan en una edición en la que se hace patente el resurgimiento de la arqueología y en la que el arte contemporáneo toma cada vez mayor protagonismo.

Un pequeño ídolo de mármol datado en el año 2.600 a.C. es una de las piezas más antiguas de la feria "y es muy raro que salga en el mercado", en opinión de Jaume Bagot, de J.Bagot Arqueología, en cuyo espacio se puede contemplar también una cabeza griega del siglo IV a.C., valorada en 225.000 euros, "también especialmente rara ya que obras de orígenes griegos son muy difíciles de conseguir".

En la búsqueda de piezas curiosas, Escorial & Casado exhibe una cáliz colonial del siglo XVII realizado en plata dorada en cuyo centro luce la cabeza de una calavera. Su precio de venta son 7.000 euros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha