eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Rosa Regás: "El pecado económico nunca fue pecado en Cataluña"

- PUBLICIDAD -
Rosa Regás: "El pecado económico nunca fue pecado en Cataluña"

Rosa Regás: "El pecado económico nunca fue pecado en Cataluña"

La escritora y exdirectora de la Biblioteca Nacional, Rosa Regás, sigue rompedora, activa y guerrera. Acaba de publicar un nuevo volumen de sus memorias "Amigos para siempre", una mirada a los años 50 y 60, tiempos duros, por el franquismo, pero "apasionantes" en la amistad, lo cultural y personal.

"En esos años 60 estábamos mal, pero había esperanza y conciencia de que había otra manera de pensar y hacer. El pecado sexual fue el primero en desaparecer, pero el económico no, porque nunca fue pecado en Cataluña, como todavía no lo es ahora, igual que en el resto de España, como se ve, porque la gente sigue votando a los corruptos", dice a Efe la autora.

Rosa Regás (Barcelona, 1933) narra en esta nueva entrega de sus memorias "Amigos para siempre", publicado por Now books, su entrada en la universidad a los 23 años, casada y con dos hijos, una rareza en 1962 para una mujer.

A partir de ahí, la autora de "Azul" (premio Nadal en 1994) tira del hilo de la memoria y cuenta sus años de estudiante de Filosofía y su encuentro con Miquel Barceló, Salvador Clotas o Paco Rico.

El nacimiento de sus sucesivos hijos, la ruptura de su matrimonio, la "casa abierta a los amigos", los de su marido -ya separada pero conviviendo en la misma casa- y los de ella, son otros de los aspectos que narra este libro que, a su vez, es una crónica de España.

"El descubrimiento de los amigos fue una gran sorpresa. Yo vivía en un ambiente de personas de clase media cerrado, con matrimonios que nos veíamos una vez a la semana y los hombres jugaban su partida de cartas; pero, de pronto, Manuel Vázquez Montalbán o Salvador Clotas mostraron otro mundo".

"Salvador Clotas me contó que en la universidad era importante ser delegado de curso para organizarse de otra manera, para acercarse a la política y vi las cosas de forma diferente -explica-. Todo era novedad y, por ejemplo, empecé a valorar la religión, que había vivido en el colegio de forma perfecta como una liturgia, de otra manera, al ver que tenía una parte importante de imposición de normas para dominar las conciencias".

Dos de las personas más importantes para Regás fueron Vázquez Montalbán y Carlos Barral, pero también Eugenio Trias, Jaime Salinas o Victoria Camps, madrina de uno de sus hijos. Todos ellos pasan por este libro, que abarca desde cuando Regás comenzó a estudiar filosofía hasta que se hizo editora y fundó La Gaya Editorial, tras años de trabajar 8 horas diarias junto a Carlos Barral, en Seix Barral.

La llamada 'gauche divine' catalana, Cadaqués en los 60, cuando era un pueblecito aislado de difícil acceso, donde Buñuel rodó "El perro andaluz", o cuando se paseaban por allí Dalí o Marcel Duchamp, todo ese mundo es el que queda apresado en estas páginas.

"Cadaqués era un remanso. Entonces creíamos en todos esos eslóganes de hacer el amor y no la guerra, la cultura de las flores y la paz. Con cada gesto que hacíamos creíamos que desafiábamos el sistema. Se trataba de romper las cadenas", subraya.

"Salir a cenar con un hombre que no fuera tu marido tenía sus riesgos porque socialmente no estaba aprobado y hacer eso solo te daba satisfacción", recalca.

Regás, que publicó su primera novela a los 57 años, asegura que después de vivir tan intensamente y cruzar tantas décadas, el momento actual es uno de los peores.

"El veinte por ciento de la población está pasando hambre, está el tema de los refugiados, pero no importan nada. Todo es silencio", añade la autora, para quien la pérdida de confianza en la política es otro de los temas más preocupantes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha