eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Schnitman se pasa a la ficción con "El incendio", presentado en la Berlinale

Elena Garuz
- PUBLICIDAD -
La Berlinale escarba en el alma del sencillo obrero que quiso matar a Hitler

La Berlinale escarba en el alma del sencillo obrero que quiso matar a Hitler

El realizador argentino Juan Schnitman ha presentado en la Berlinale "El incendio", su primer filme de ficción en solitario, que no le impedirá volver al documental, género considerado por el director "un accidente o una necesidad".

"Los documentales siempre los pensé porque quería investigar algún tema que me interesaba para una película de ficción que tenía ganas de hacer", explicó hoy el cineasta en entrevista a Efe.

Schnitman, que codirigió junto a Santiago Mitre, Alejandro Fadel y Martín Mauregui la cinta de ficción "El Amor (primera parte)" (2005), llevó a la capital alemana la historia de una pareja en los 30, que está cerrando el contrato para la compra de su primer hogar.

Tras sacar el dinero en efectivo del banco, se ven obligados a posponer al día siguiente la firma de los documentos.

Esas 24 horas destapan la verdadera naturaleza de su amor, la crisis en la que están sumidos y la violencia en ellos mismos.

"La idea inicial que yo tenía en realidad era hacer las últimas 24 horas de una pareja, pero la separación les pareció un final "un poco adolescente" que tenía mucho que ver con la película habían hecho once años antes, señala Schnitman.

Por eso, optaron por un final "quizás más adulto y más terrible".

La cinta, protagonizada por Pilar Gamboa y Juan Barberini, cuenta con elementos más típicos de una trama policíaca que de la historia de una pareja, como son el dinero, la violencia, un arma y el sexo.

En ese sentido, la película cuenta en un punto "toda esa violencia que empieza a surgir, la diferente relación que ellos entablan con esa violencia", explica.

Schnitman dice estar mucho más interesado ahora en hacer ficción, aunque le gustaría hacer un documental más, con la idea de "cerrar una especie de trilogía" con sus dos anteriores trabajos -"Grande para la ciudad" (2007), sobre la banda uruguaya de brit-pop Astroboy, y "Pretemporada" (2009), sobre fútbol-.

"Son documentales de observación, como de procesos ocultos", para los que, en el primero, introdujo su cámara incluso en el estudio en el momento de grabar los temas del nuevo disco del grupo, y en el segundo, se fue de pretemporada con un equipo de fútbol.

El director, a quien le gusta mucho el teatro -de hecho está escribiendo-, quiere "hacer una película similar" y seguir "toda la construcción de una obra de teatro hasta el momento del estreno".

No obstante, agrega, el documental de observación es "muy trabajoso y lleva muchísimo tiempo de realizar", por lo que son proyectos que "hay que encarar con seguridad, porque hay que sostenerlos en el tiempo".

Lo positivo de los documentales, no obstante, es que pueden hacerse "con mil dólares y muchas cosas prestadas" y "casi sin ningún proceso de desarrollo" previo, lo cual da una "libertad espectacular", pero genera otros problemas de producción, como el tiempo que lleva filmarlos o revisar los materiales, señala.

Aún así, el proyecto más inmediato de Schnitman es otro largometraje de ficción, "totalmente diferente" a "El incendio", mucho más "elegante", pero con dos elementos que permanecen: mantener la tensión al máximo durante toda la película y una unidad temporal.

Si en "El incendio" la trama transcurre en 24 horas, su próxima película narra una semana en la vida de un capitán de un equipo de fútbol de primera división a punto de irse a segunda.

"No logro expandirme mucho más que eso, me divierte la idea de tampoco conocer tanto de los personajes, sino solamente tener una pequeña ventana a lo que fue su vida durante un lapso de tiempo muy determinado. Eso por algún motivo me atrae más, quizás porque no tengo ni idea de cómo manejar las elipsis", bromea.

Respecto al estreno mundial de su película en la Berlinale, dentro de la sección Panorama, Schnitman afirma sentir "mucha felicidad" ya sólo por poder presentar el filme.

"Está siendo un festival muy positivo para nosotros. Lo estoy disfrutando muchísimo, casi tanto como filmar la película", subraya.

La presencia argentina en la Berlinale se completa con la participación, también en Panorama, del filme "Mariposa", de Marco Berger, además de las coproducciones con Chile "Mar", de Dominga Sotomayor, y "La mujer de barro", de Sergio Castro, y con Estados Unidos "H.", de Rania Attieh y Daniel García, en la sección Forum.

Argentina cuenta además con un cortometraje a concurso, "The Mad Half Hour", de Leonardo Brzezicki, así como "El Gurí", de Sergio Mazza, y los cortos "#Ya", de Ygor Gama y Florencia Rovlich, "Videojuegos", de Cecilia Kang y "Catalina y el Sol", de Anna Paula Hönig, en la sección Generation de cine infantil y juvenil.

Dentro del ciclo Native de cine indígena, Argentina está representada con cuatro largometrajes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha