eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Sergio Oksman abre su intimidad en "O futebol", un documental de poca palabra

- PUBLICIDAD -
Sergio Oksman abre su intimidad en "O futebol", un documental de poca palabra

Sergio Oksman abre su intimidad en "O futebol", un documental de poca palabra

El director de cine brasileño Sergio Oksman estrena este viernes en España "O futebol", un documental tan comprimido como emotivo, en el que vuelca su propia intimidad ya que la historia que cuenta, el reencuentro de un padre y un hijo que llevan 20 años sin verse y apenas hablarse, es la suya propia.

Al cineasta brasileño afincado en Madrid le llovieron los premios cuando presentó el corto documental "A Story for the Modlins" (2012), una curiosa recreación de la vida de una familia a partir de unas fotos y cartas halladas en un contenedor de basura en la madrileña calle del Pez.

Hoy, Oksman se sitúa en las antípodas de aquel ejercicio y se lanza al largometraje con la historia más íntima que puede aportar un cineasta, la de su familia, rota cuando él tenía cuatro años y recuperada en 2013.

"Pues aunque no lo parezca, mi padre para mí era tan extraño como lo eran los Modlins", explica Oksman en una entrevista con Efe, cuestionando con humor lo de "las antípodas".

A los 44 años, Sergio se encontró con su padre, Simâo, en Brasil después de veinte años sin saber de él, y "ajustaron cuentas".

"Hablamos, sobre todo de fútbol porque era el léxico familiar, y después me volví a Madrid, pero seguimos en contacto por teléfono", recuerda.

Entonces, cuenta, decidió quedar con su padre un año más tarde en la ciudad de su infancia, Sao Paulo, coincidiendo con la celebración del Mundial de fútbol y grabar aquellos encuentros. Pero la vida fue más dramática que la ficción y a mitad de rodaje su padre falleció repentinamente.

"Tenía la obsesión de no hacer una película terapéutica o autobiográfica, sino una cinta donde se mostrase cómo un padre y un hijo pierden el tiempo juntos; una historia rutinaria y casi tediosa de dos señores que nunca han tenido eso y que intentan recuperar el tiempo a través del fútbol", explica Oksman.

Al final, dice, "pasó lo que pasó, y la ciudad se convirtió en una fiesta en la que no estábamos invitados".

"Ahora veo la película como una mezcla entre el control y el azar: el cineasta trataba de controlar, pero el azar ganó la partida", trata aún de asimilar el realizador, que en toda la entrevista intenta que quede clara la separación del hijo que ha perdido al padre del "personaje hijo".

Oksman volvió a España con 50 horas de material; hacer la película no fue "mostrar un registro de la realidad y ya está", explica, sino que hubo un ejercicio de construcción posterior a través del montaje.

"Tomé las decisiones formales antes de rodar; tenía que elegir, sobre todo, cómo mostrar mi ciudad después de 20 años, cómo hacer ver aquel tiempo suspendido y, después, contar la muerte de mi padre. Yo sabía que no quería nostalgias, así que todo pasa mientras el Mundial no para", refiere.

Un rabioso seguir que él dibuja mediante informaciones subtituladas del partido que se juega cada uno de los días; no se sabe dónde, ni se ve a los jugadores -a veces se oye el rumor del estadio donde juegan o se les intuye en televisores de bares y casas- ni tampoco se dice el resultado.

Padre e hijo moviéndose por Sao Paulo en el pequeño utilitario de Simâo, un símbolo del hogar que nunca compartieron, y que el director utiliza como símil de sus vidas: al lado, mirando cada uno hacia adelante, apenas cambiando dos palabras y nunca, o casi nunca, mirándose el uno al otro.

Una película donde el fútbol lo impregna todo y aún así está llena de silencios, como la mirada perpleja y sin respuesta del anciano, cuando Sergio le cuenta que ahora es él el que se encuentra en una situación complicada con su propio hijo al divorciarse de su esposa.

"Mi padre no estaba enfermo, fue repentino, un azar. La película nos permitió ser padre e hijo los últimos días de mi padre; si no hubiese habido película no habría sido así", se consuela Oksman.

Tras pasar por Locarno y ganar el primer premio del Festival de cine documental de Florencia Dei popoli, la cinta inauguró la semana pasada el Festival on line Márgenes, de España, Portugal e Iberoamérica, y el próximo viernes llegará a las salas españolas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha