eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Suecia confirma los pronósticos y gana Eurovisión con "Heroes"

- PUBLICIDAD -
Suecia gana Eurovisión por sexta vez con la canción "Heroes"

Suecia gana Eurovisión por sexta vez con la canción "Heroes"

El cantante sueco Mans Zelmerlöw se impuso hoy en Viena con su canción "Heroes" en la 60 edición Festival de Eurovisión, confirmando así todos los pronósticos previos que le daban como ganador.

Su himno pop y bailable, cantado en inglés, se impuso con claridad sobre sus rivales más cercanos, Rusia e Italia, ganando de forma el sexto festival para el país escandinavo.

"No importa lo que seamos, en lo que creamos. Todos somos héroes", declaró un emocionado Zelmerlöw minutos después de ser proclamado nuevo rey de la canción de Europa.

Su canción esconde un mensaje contra el acoso escolar, que él mismo sufrió de pequeño, y lanza en su estribillo un mensaje a todos los que sufren o han sufrido esa situación: "Somos los héroes de nuestro tiempo".

"Creo que debemos apoyar a los más débiles en la sociedad, hacerlos más fuertes, y espero que mi canción y mi mensaje puedan impactar en la gente", declaró en la rueda de prensa posterior a la gran final de Eurovisión.

El cantante sueco llegó al festival con cierta polémica. Por un lado, por el parecido de su tema con otro del DJ francés David Gueta. Por otro, por unas declaraciones en las que califica de no natural las relaciones homosexuales.

Zelmerlöw, que ya había insistido en pedir disculpas y en asegurar que respeta todas las formas de relación, insistió hoy tras su triunfo en el asunto.

"Doy las gracias a la comunidad homosexual por aceptar mis disculpas. Todos somos perfectos tal y como somos", dijo tras ser preguntado por el asunto.

Suecia recibió 365 puntos, la tercera votación más amplia en la historia del festival, seguida por Rusia, con 303 e Italia, con 292.

La canción sueca estuvo desde el primer momento de la votación en competencia con "A million voice" de la rusa Polina Gagarina.

Los italianos de Il volo y su "Grande Amore" comenzaron también con fuerza pero a mitad de la votación quedó claro que la cosa iba a ser un mano a mano de infarto entre Suecia y Rusia.

Suecia recibió la máxima puntuación de doce puntos de parte de doce de los 40 países que votaron, los 27 finalistas más los 13 que quedaron descartados en las do semifinales.

El reparto de votos siguió la tradicional norma de favorecer a los vecinos, a los países con lazos históricos o con fuertes comunidades de emigrantes, independientemente de la calidad de la canción.

Algo que explica que países como Rumanía o Grecia, con propuestas musicales muy poco sólidas, quedaran relativamente bien parados en la clasificación final.

Más allá de ese reparto de puntos "político", Suecia ganó por méritos propios gracias a un tema muy eurovisivo: alegre y apto para ser un éxito en las discotecas este verano, combinado con un cantante atractivo y simpático y una puesta en escena muy lograda.

Con su triunfo de hoy, el cantante de 28 años ha logrado un sueño que venía intentando desde 2007. Aquel año, quedó el tercero en el concurso sueco para elegir a su representante para Eurovisión.

Dos años después, lo intentó de nuevo y quedó cuarto.

A la tercera, Zelmerlöw, que ha participado en varios musicales y en programas de televisión, no sólo logró el derecho de representara su país sino que devuelve a Suecia la organización de Eurovisión.

Suecia ha ganado en seis ocasiones el festival, la última fue en el año 2012 en Baku, Azerbaiyán.

El tema que Rusia presentó al concurso, un canto a la paz y al entendimiento de los pueblos, no se vio salpicado este año por los abucheos por parte del público que tuvieron que sufrir el pasado año las representantes rusas.

Eso sí, entre los cientos de periodistas acreditados para cubrir el evento, fue patente el alivio cuando quedó claro que el año que viene el evento no se iba a celebrar en un país conocido por sus políticas discriminatorias contra los homosexuales.

España, por su parte, quedó en el puesto número 21 de los 27 participantes en la final, con un modesto resultado de 15 puntos.

Dos países, Alemania y la anfitriona Austria se quedaron incluso a cero puntos.

Australia, que participaba por primera vez en el Festival, consiguió una meritoria quinta plaza.

Con 196 puntos, el australiano de origen malasio Guy Sebastian logró para su país un notable estreno eurovisivo.

Al país oceánico se le había concedido el permiso de participar en el festival para celebrar los 60 años de historia y como reconocimiento a la gran acogida que tiene entre el público australiano: en 2014, más de tres millones de personas siguieron por televisión el certamen europeo.

Antonio Sánchez Solís

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha