eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Teresa Viejo: "La infidelidad es un riesgo que asumimos todos"

- PUBLICIDAD -
Teresa Viejo: "La infidelidad es un riesgo que asumimos todos"

Teresa Viejo: "La infidelidad es un riesgo que asumimos todos"

La periodista y escritora Teresa Viejo (Madrid, 1963), que ha publicado su cuarta novela, "Animales Domésticos", asegura que la infidelidad "es un riesgo que asumimos todos cuando nos enamoramos".

En una entrevista con Efe, Teresa Viejo, licenciada en Periodismo y con estudios en Sociología, ha reconocido que esta novela ha supuesto una huida de su zona de confort, ya que las anteriores eran históricas que se desarrollaban en épocas antiguas.

Viejo, que ha trabajado en televisión y radio y escribe artículos desde hace 17 años en la revista "Interviú", de la que fue directora durante dos años, ha publicado desde el año 2000 tres ensayos y cuatro novelas.

"Animales domésticos", su mejor novela según Teresa Viejo, trata sobre el universo de las relaciones de amor en el siglo XXI y la infidelidad en el actual contexto digital.

"Con esta novela he aprendido a no juzgar, aunque no suelo hacerlo, pero me ha hecho mucho más compasiva y entiendo cualquier actitud", ha señalado la autora.

"Los pactos a los que llegan las parejas son amplísimos, y si no causan dolor a la otra parte, siempre valen", añade.

La periodista hace hincapié en el complejo mundo de los seres humanos, en el que "se puede perdonar y hay gente que perdona, pero también hay quien perdona para luego poder llevar el control sobre la pareja".

Los protagonistas de "Animales Domésticos" son Abigail y Fernando, una pareja como muchas otras, pero que el conocerse provocó en sus vidas una especie de choque de trenes.

Los protagonistas tienen un lenguaje muy sexual a pesar de llevar catorce años casados, pero han ido enquistándose en una convivencia bastante anodina, han ido guardando sus rencores mucho tiempo y afloran ante una infidelidad.

Abigail es una mujer perversa, atractiva, potente, visceral, muy sexual, impulsiva, que se apoya en personas que son bálsamo para ella, su mejor amiga, Julia, y su cómplice, Manu, su amigo homosexual que le descubre un nuevo mundo.

Fernando, sin embargo, está ausente, fuera de España, solo aparece al principio y al final, por lo que es "una novela de descubrimientos", aunque realmente se desarrolla en cuatro semanas de la vida de esta pareja.

Viejo explica que la novela pretende mostrar cómo el morbo es el catalizador de muchas cosas y anima al lector a hacerse muchas preguntas sobre clubes de intercambio de parejas, orgías, aplicaciones móviles, redes y contactos rápidos, pero todo sin juzgar a la protagonista.

"Esta novela es para todas aquellas personas que en algún momento de su vida se han preguntando: ¿qué es lo que hace mi pareja cuando no le veo?".

Viejo ha señalado que es la primera vez que escribe en primera persona, lo que le ha provocado que se involucre más, mientras que ha intentado desdramatizar y no juzgar al otro, lo cual es una muestra de madurez, ya que "no podría haber escrito esto hace diez años".

"Ahora mismo soy mas curiosa, más observadora, más tolerante, tengo menos prejuicios y me parece genial cosas que quizás hace tiempo me hubiesen escandalizado", dice.

La periodista ha remarcado que una de las cosas positivas que tiene el no estar actualmente en la primera línea de la televisión es "el poder sentarte en una cafetería y observar a todo el que pase, con ello me hago mis historias y es una forma de inspiración para mí, al igual que escuchar testimonios".

Viejo es un tanto maniática a la hora de sentarse a escribir, ya que tras un profundo proceso de investigación, empapela la zona en la que escribe de fotos antiguas, grandes mapas, se impregna de olores como el lino o la vainilla, a veces "incluso he cambiado mi forma de comer y me ha cambiado hasta el lenguaje".

Otro de sus rituales es que "cuando escribo la primera página ya sé el final de la novela, aunque no sepa siempre el título de antemano, ya que no sé por donde van a ir mis personajes".

Ha confesado que por su interés en las relaciones de pareja va a comenzar un doctorado en psicología, porque quiere ahondar en la psicología de género y estudiar profundamente las relaciones amorosas, ya que "me encanta observar el amor y hablar sobre ello".

Juan Carlos Figuereo

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha