eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Uruguay y Chile desembarcan en Tàrrega con arte de calle y denuncia social

- PUBLICIDAD -
Íntims Produccions se lanza a la piscina con una obra sobre envidia y amistad

Íntims Produccions se lanza a la piscina con una obra sobre envidia y amistad

Uruguay y Chile son los países latinoamericanos con mayor presencia en Fira Tàrrega, donde La Licuadora ha presentado un nuevo experimento de danza lumínica, Valeria Píriz ha denunciado el machismo, La Harinera la precariedad y Pamela Montenegro nuestro distanciamiento del entorno natural.

Los cuatro vinculan las artes de calle con otras disciplinas y buscan lenguajes innovadores para conseguir la máxima comunicación con el público.

Los chilenos de La Licuadora, que ya estuvieron el año pasado en la feria de teatro de calle de Tàrrega, han vuelto con "Lúcidos", un espectáculo de danza con efectos lumínicos y sonoros que han creado para la Plaça Major de Tàrrega.

Aunque la coreografía puede adaptarse para ser llevada a salas, las dos representaciones que La Licuadora ofrece en Fira Tàrrega son únicas, ya que el espacio juega un papel esencial.

Rodrigo Chaverini y José Tomás Torres se suben en un momento de la representación a dos balcones de la plaza para hacer mover una cuerda iluminada, mientras el sonido que acompaña la creación está en parte compuesto por los ruidos del momento que aporta el espacio, como los pasos de la gente o las campanas de la iglesia.

Los dos artistas se envuelven en luces y crean formas y dibujos con su movimiento corporal, en un juego lumínico que adquiere más importancia en el tramo final de la pieza, que empieza con la puesta de sol y acaba de noche.

Si La Licuadora apela a los sentidos y a la percepción para hablar del ahora y aquí, la uruguaya Valeria Píriz utiliza el arte visual para denunciar algo que lleva mucho tiempo pasando: la violencia de género.

No muy lejos de la Plaça Major donde actúa La Licuadora, en la Plaça del Carme, la performer uruguaya aparece cada día de los cuatro que dura la Fira al frente de un grupo de mujeres vestidas de rojo.

Tras sorprender a los viandantes con su presencia escénica, mujeres crean un corro alrededor suyo y transmiten a los reunidos, de una manera violenta y repetitiva, las impactantes cifras de violencia de género de Cataluña.

La pieza es corta y acaba con la mitad de las mujeres envolviendo con cinta adhesiva a la otra mitad, para crear unos sugerentes moldes con forma de busto.

Esta performance nació en Uruguay, tras una serie de 12 feminicidios ocurridos en este país a principios de 2015 y, posteriormente, Fira Tàrrega la incluyó en su programa de Apoyo a la Creación e invitó a la artista a adaptar la obra a la realidad catalana durante una residencia en la localidad que empezó el pasado 17 de agosto.

Otra uruguaya, Pamela Montenegro también ha contado con el apoyo de este mismo programa para desarrollar un proyecto artístico titulado "Experimento psicobotánico" que habla de la relación entre las personas y las plantas.

A través de una perfomance y tres salas expositivas, la artista propone una mirada nueva y un uso más humano de ciertas obras faraónicas como el Canal Segarra-Garrigues, 85 kilómetros de canalización de agua que dan mucho juego a la artista.

Menos rural y más urbana, la compañía chileno-catalana La Harinera se sitúa en el espacio vacío, metáfora del mercado inmobiliario, y construye con la complicidad del público una historia sobre la precariedad.

Los espectadores de esta obra de teatro de calle tiene que venir dispuestos a participar porque los creadores utilizan las técnicas del juego de rol para crear una microsociedad en la que desheredados, inversores inmobiliarios, clase media, políticos y periodistas pueden cambiar el desenlace de la historia. Rosa Díaz

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha