eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Y Vallecas se echó a la mar contra el machismo

- PUBLICIDAD -
Y Vallecas se echó a la mar contra el machismo

Y Vallecas se echó a la mar contra el machismo

Y Vallecas ha vuelto a convertirse en "puerto de mar". Su batalla naval ha congregado a miles de marineros, piratas, grumetes y vecinos que armados con cubos, pistolas de juguete y globos a modo de granada han disfrutado con el agua como munición para luchar en esta ocasión contra el machismo.

"Mójate por un mundo sin machismo" ha sido en la 35 edición de esta fiesta el lema elegido por la Cofradía Marinera de Vallecas, la asociación que impulsa desde hace años esta particular batalla del barrio madrileño para denunciar la violencia que sufren las mujeres a manos de los hombres.

"Este año tocaba ya mojarse contra esta lacra", ha afirmado a Efe Pedro Martínez, un "marinero" de la cofradía, que formaba parte de la tripulación del barco que ha guiado a los combatientes desde el bulevar del barrio hasta la parte final del recorrido, situada en las inmediaciones del estadio de fútbol del Rayo Vallecano.

La cantante del grupo Amistades Peligrosas, Cristina del Valle, ha sido la encargada de leer el pregón antes del comienzo de la batalla, en el que ha defendido un mundo en el que las mujeres "puedan caminar por las calles en libertad y sin violencia".

"Vallecas dice hoy no a esa barbarie", ha dicho la artista, que ha sido aplaudida por la multitud al grito de "¡sí se puede!".

Tras el pregón, una de las "marineras" de la cofradía se ha hecho con el micrófono dirigiéndose a los guerrilleros: "Vallecanos, vallecanas, preparad cubos y barreños, ¡da comienzo la batalla naval!".

Y vaya que si lo ha hecho. Las pistolas de agua, cada año más grandes y sofisticadas, han empezado a abrir fuego a discreción. Los globos de agua como granadas han volado de un sitio a otro en busca de diana, y tampoco han faltado en el arsenal de los vallecanos los cubos pequeños y grandes repletos de agua e incluso orinales.

Pero no solo han acudido a esta fiesta, que se lleva celebrando de forma continuada desde 1981, año en el que era considerada una actividad clandestina, los vecinos de este distrito, sino de otros puntos de la capital e incluso de otras provincias.

"Soy de un barrio de Zaragoza muy parecido a Vallecas, de Torrero y es la primera vez que vengo", ha dicho Anabel Lázaro, que con la voz un poco perjudicada por la fiesta, se ha mostrado convencida de que volverá el año que viene.

28 años lleva Francisco Javier, el pirata de Vallecas, como dice llamarse, acudiendo a esta batalla. Miembro de la cofradía ha recordado a Efe cómo ha cambiado la fiesta durante estos años: "cada año hay mucha más gente, más vecinos. Que no digan que este barrio es de chorizos, sino un barrio legal", ha subrayado.

Siempre hay un objetivo para esta batalla, ha dicho el pirata vallecano, y es "mojarnos, que nos mojen y la diversión, aunque no tenemos ni puerto, ni mar, Vallecas sigue siendo puerto de mar", ha destacado.

Esta fiesta ha traspasado fronteras y así lo demuestra Lucy. Es de Birmingham (Inglaterra) y ha venido acompañada de sus amigas procedentes de Estados Unidos, Escocia y Alemania. Trabajan en Madrid como 'au pair' y no han querido faltar a la cita.

"Vamos desarmadas, solo llevamos botellas", ha bromeado la joven.

Antes de firmar la paz y poner fin a la Batalla Naval en el vallecano puerto de mar, un camión cisterna ha lanzado chorros y chorros de agua a las miles de personas que se han congregado al final del recorrido en una zona en la que una pancarta ya advertía: "Si pasas, te mojas".

Así, miles y miles de personas se han mojado contra el machismo, por la diversión y también por los más de 35 grados que no han dado tregua en la capital.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha