eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Vitoria se zambulle en el blues de Taj Mahal

- PUBLICIDAD -
Vitoria se zambulle en el blues de Taj Mahal

Vitoria se zambulle en el blues de Taj Mahal

Escuchar a Taj Mahal cantar y tocar sus guitarras en la segunda jornada del Festival de Jazz de Vitoria ha sido toda una inmersión en el blues más clásico, pero no solo en el blues también en otros ritmos, con el regalo añadido de la gran voz de la cantante tejana Ruthie Foster que le ha precedido.

Sentado en una silla y rodeado de sus instrumentos: guitarras, mandolinas, banjos, teclados... y acompañado por el ritmo de Eddie Rich al bajo y Kester Smith a la batería, Taj Mahal ha comenzado el concierto desde un blues de libro cantado con una voz de esas que remiten a los sonidos de mediados del siglo XX.

Su voz está tan llena de matices como siempre, tan capaz de producir cambios de volumen, de sonar cruda o aterciopelada, melódica o rítmica, de remitir al rock steady, al boogie o al country-blues. Acompañada de una variedad de sonidos, estilos e influencias rítmicas y bañada en una pátina de blues, produce un resultado emocionante.

En los momentos en los que se ha dirigido al público, lo ha hecho a menudo en castellano. Han sido pequeñas presentaciones para las canciones, hechas con mucho sentido del humor. Después, con la música, mostraba su gran capacidad para derivar humildemente, desde su silla, por los continentes de la música: América, Europa, Asia y desde luego África.

El pabellón de Mendizorroza ha registrado una muy buena entrada para recibirle, y el público ha estado encantado de escucharle una vez más, la tercera en este escenario.

La primera parte de la noche la ha protagonizado la poderosa y expresiva voz de Ruthie Foster. Una voz que se ha comparado con Aretha Franklin y que, desde luego ha destacado en un primer plano durante todo el concierto.

Ya antes de comenzar "Small Town Blues", su segundo tema de la noche, Foster ha presentado a la banda, compuesta por Hadden Sayers, a la guitarra eléctrica y los teclados, Larry Fulcher al bajo eléctrico y Samantha Banks a la batería, además ella misma, que siempre toca una guitarra acústica.

La vida de la cantante y compositora de Texas ha estado siempre unida a la música, ya que proviene de una familia de cantantes de góspel. Sobre esa base, ha construido una carrera siempre relacionada con los estilos tradicionales de su país, ya sea el country, el folk, el soul o sobre todo el blues.

Su trayectoria ha pasado por diferentes fases pero sobre todo ha estado unida al sello Blue Corn, con quien ha sacado su último álbum, "Promise of a Brand New Day" (2014). No falta mucho para que saque el próximo.

Mañana, el festival dará un giro con un concierto de jazz mucho más de nuestros días. Será una velada doble con Tom Harrell Trip y Joshua Redman Quartet. La semana del jazz en Vitoria se acerca a sus momentos más esperados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha