eldiario.es

"¡Esos son los barbudos que entraron con Fidel!"

- PUBLICIDAD -
"¡Esos son los barbudos que entraron con Fidel!"

"¡Esos son los barbudos que entraron con Fidel!"

"¡Esos son los barbudos que entraron con Fidel por esa calle!" grita una mujer mientras un grupo de veteranos revolucionarios se reúne en torno a una foto de Fidel Castro en la localidad de Santa Clara.

Hace escasos minutos que el vehículo que transporta desde La Habana hasta Santiago de Cuba las cenizas del "comandante", fallecido el pasado 25 de noviembre, ha partido del Parque Leoncio Vidal de Santa Clara.

Las cenizas de Fidel Castro fueron transportadas a primeras horas de la mañana de hoy del Monumento al "Che" Guevara de la localidad, donde reposan los restos del revolucionario argentino, al centro de Santa Clara.

Al llegar al parque, la comitiva se detuvo frente a la biblioteca

, donde media docena de veteranos que acompañaron a Fidel Castro en la Caravana de la Libertad en 1959, con sus fatigas militares y condecoraciones puestas, le saludaron y cantaron el himno nacional.

Pablo Carbayo Betancón, René Sánchez Castellano y Armando Peña Toledano son tres de los veteranos que han despedido a Castro. Cuando se reúnen en torno a la foto de su comandante en jefe para que la multitud les tome fotos, la mujer los identifica como "los barbudos".

Carbayo no puede contener la emoción, ni las lágrimas.

"Es emocionante, porque nosotros fuimos muy jóvenes cuando empezamos al lado de él. Tuve el honor, de acompañarlo, con el fusil en la mano en todas las acciones que se libraron en la Sierra Maestra", explica a Efe.

"El honor de pertenecer a su columna, el honor de haberlo acompañado en la ofensiva de la tiranía, en la ofensiva rebelde. En todas las acciones y en todos los años que después del primero de enero (de 1959, fecha en la que una avanzadilla de los revolucionarios entró en La Habana y acabó con el régimen de Fulgencio Batista) han transcurrido", añade.

Entre el público que asiste al paso de las cenizas de Fidel Castro por Santa Clara, donde el 6 de enero de 1959 el entonces líder rebelde entró de camino a La Habana y pronunció un discurso ante la multitud, se encuentra Gabriel Huarte.

A los 19 años, presenció la entrada de "los barbudos" y Fidel en esta ciudad del centro de Cuba.

"Llegó aquí y pronunció unas palabras. Ahora es al revés. Eso no se olvida jamás", relata.

Huarte también lucha para contener las lágrimas. La voz se le quiebra en varias ocasiones mientras charla a la espera de que lleguen los restos del fallecido presidente cubano.

El veterano, que dice pertenecer al Partido Comunista de Cuba, explica que lo importante no es "tanto sus cenizas como su legado histórico".

"Ha dejado un pueblo con cierta cultura política que antes no existía. Preparados para cualquier contingencia en contra de los derechos y libertades de un país", declara.

"Es un hombre valioso, un hombre que luchó por los pobres, que educó a un país", añade. Huarte admite que pese a todos los logros, Cuba sigue siendo un país subdesarrollado pero "hemos crecido mucho".

Mientras, los veteranos "barbudos" siguen consolándose los unos a los otros mientras reciben muestras de apoyo de otros. Madres y padres empujan a sus hijos para poder tomarles fotografías con los legendarios rebeldes.

Sánchez Castellano rememora cómo "vinimos en la caravana con él" y que los rebeldes "no sabíamos que estábamos haciendo historia. Cómo íbamos a saber que estábamos haciendo historia. Éramos campesinos casi todos. Cómo íbamos a imaginarnos esto que está pasando hoy".

"Como era el hombre más grande que para nosotros existió en esta tierra, lo quisimos y lo querremos hasta el último segundo de la vida. Y lucharemos por hacer patente todo su legado de revolución hasta que cerremos los ojos", sentencia Carbayo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha